Los motivos que han llevado a Alemania a superar a España en casos diarios de COVID-19

Durante gran parte de la pandemia, Alemania ha sido un ejemplo a seguir para el resto de los países debido a su buena gestión de esta gran crisis sanitaria. Sin necesidad de recurrir a confinamientos totales o restricciones más duras, el país logró superar la primera ola con bastante éxito, sin registrar más de 6.000 infecciones diarias. Sin embargo, en las últimas semanas se ha situado con cifras de contagios y muertes por COVID-19 muy superiores a las naciones de su entorno.

El país no ha parado de batir récords dramáticos en las últimas semanas. El pasado miércoles, la canciller alemana, Angela Merkel, compareció de forma extraordinaria ante el pleno del Bundestag para mostrar su preocupación después de registrar 590 muertes en un día. “Lo siento desde el fondo de mi corazón por todos aquellos que sufren la dureza de la situación”, dijo refiriéndose a las restricciones aprobadas hasta el 10 de enero. “Es duro, pero 590 muertos en un día no es una cifra aceptable”, sentenció. Este viernes, se notificaron 29.875 contagios y 598 muertes en las últimas 24 horas, según los datos del Instituto Robert Koch, las mayores cifras alcanzadas en Alemania desde que comenzó la pandemia.

A día de hoy, Alemania tiene una incidencia acumulada a 14 días de 311 contagios por 100.000 habitantes, justo cuando España ha logrado bajar de los 200. No obstante, cabe destacar que Alemania, con 83 millones de habitantes, tiene casi el doble de población que España, donde viven 47 millones de personas. Además, que lo peor de la pandemia haya llegado a territorio alemán en la segunda ola es mejor para ellos. “Aplanar la curva también quiere decir que tu peor situación llegue lo más tarde posible, porque con eso se consigue tener una preparación mucho mayor que la que se tuvo al principio, y más margen para amortiguar los daños en esta segunda ola”, reflexiona el médico Javier Padilla en El HuffPost.

Causas indeterminadas

Los expertos alemanes desconocen cómo el país ha llegado a esta situación tan grave después del buen control que se había logrado mantener. El último informe del Instituto Robert Koch indicaba que “las causas del elevado número de casos son muy difusas”. Si bien se ha podido identificar que “hay numerosos focos en centros de mayores y de dependientes y también relacionados con eventos religiosos”, reconoce que, en “un gran número de casos”, no es posible establecer el origen del contagio.

También señala que la incidencia entre la población mayor crece a mayor velocidad que entre la gente joven. De hecho, la incidencia entre los alemanes mayores de 80 años, el grupo considerado más vulnerable, es de 248 nuevos casos por cada 100.000 habitantes, según recoge ABC. Por su parte, en las residencias de ancianos se está registrando en este momento el doble de infecciones que en la pasada primavera.

Por su parte, David Bernardo, inmunólogo del Instituto de Biología y Genética Molecular, compara las temperaturas de España y Alemania, señalando el frío invernal como una de las causas que han agravado esta segunda ola en Alemania: “En España está empezando a llegar el frío estos días, pero hasta ahora la gente ha hecho vida en las calles”. Una situación que resulta difícil imaginar en Berlín, donde las temperaturas ya alcanzan mínimas de -1ºC y máximas de 2ºC.

Otro de los factores que pueden explicar el agravamiento de la situación en Alemania es el desbordamiento que ha sufrido el sistema de rastreo. Prácticamente desde que comenzó la pandemia, el país apostó fuertemente por un refuerzo de la vigilancia epidemiológica. “Era de los pocos países con una estructura de salud pública preparada para hacer frente a la pandemia”, afirma Javier Padilla, después de invertir 4.000 millones de euros para los servicios de Salud Pública en junio.

Sin embargo, estas estructuras son insuficientes cuando las cifras de contagios superan los números estimados. “Hasta hace poco, en Alemania estaba todo controlado porque el trazado de contactos y los aislamientos funcionaban”, explica Ildefonso Hernández, catedrático de Salud Pública y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS). “Pero cuando las cifras se han ido a más de 150 contagios por 100.000 habitantes, los servicios de vigilancia epidemiológica no han podido abarcar todo, porque son demasiados casos”, añade.

Endurecimiento de las restricciones

Merkel se mostró el miércoles especialmente preocupada de cara a las próxima Navidad y pidió a los ciudadanos llevar especial “prudencia”: “¿Qué diremos cuando echemos la vista atrás a este episodio histórico único en un siglo? Si mantenemos demasiados contactos antes de Navidad y al final, resulta que son las últimas Navidades con los abuelos, habremos hecho algo mal. No debemos dejar que suceda”.

Desde noviembre, y al menos hasta el 10 de enero, permanecen cerrados bares, gimnasios, museos, salas de conciertos y restaurantes, que sólo permiten servir comida para llevar. Además, se impone cuarentena a quienes lleguen desde el extranjero y se limita el número de contactos. Pero parece que estas medidas no resultan suficientes.

Por ello, el Gobierno plantea establecer medidas más duras en los próximos días. Este domingo, está previsto que Merkel se reúna con los jefes de Gobierno de los 16 Estados federados para adoptar nuevas restricciones dirigidas a contener la propagación del virus. Entre ellas destacan el cierre total de los comercios y una limitación en la actividad escolar, que durante toda la pandemia ha sido presencial. El ministro de Interior, Horst Seehofer, aboga por restringir, casi por completo, la vida social antes de Navidad. “La única oportunidad para volver a tener la situación bajo control es el cierre, pero eso debe suceder de manera inmediata. Si esperamos a Navidades, nos enfrentaremos a cifras elevadas durante meses”, avisó en Der Spiegel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *