Un derbi a la inversa

Hace un año, a estas alturas, el Madrid colideraba LaLiga después de 16 jornadas y le sacaba nueve puntos a un Atlético séptimo. Acabó aventajándole en 17, una tonelada. Ahora, en diez partidos, el equipo rojiblanco le saca seis puntos al vecino y tiene un encuentro menos. Un vuelco a la situación explicable estadísticamente: el equipo de Simeone ataca más y mejor y el de Zidane no ha solucionado su problema con el gol y defiende peor. Así que la tabla deja claro que el Madrid se juega más y que si cae, los leones de Cibeles le perderán el rastro, quien sabe si definitivamente, al tridente de Neptuno (sigue el partido en directo en As.com).

A favor del Atlético está el factor fatiga. Simeone pudo dar descanso hace una semana, ante el Valladolid, a Koke, Llorente, Carrasco y João Félix, piezas clave y titulares ante el Salzburgo. El Madrid, en cambio, ha ido quedándose sin plan B en plena escalada al Himalaya. Sólo cambió Zidane dos futbolistas del partido de Kiev al del Sevilla y únicamente uno, Ramos, del Pizjuán a la final ante el Borussia. En los dos últimos partidos sólo utilizó catorce jugadores, uno de ellos el filial Arribas. Isco ha jugado 13 minutos en los tres choques de diciembre; Marcelo, ninguno; Militao está desaparecido desde el 31 de octubre; Odriozola lleva 57’ en todo el curso pese a los problemas en su banda; Jovic y Mariano son casi un cero a la izquierda… El desequilibrio es tal que siete jugadores pasan ya de los 1.000 minutos y ocho no llegan ni a 500.

Pocos cambios

Los indicios apuntan a que el Atlético puede repetir con los once que le metieron en octavos de la Champions el miércoles. Simeone probó a jugar con tres centrales y dos laterales largos ante el Cádiz y, visto el éxito, lo ha repetido luego en cinco de los seis partidos siguientes. Así que seguirá con el mismo dibujo y quizá con los mismos futbolistas. Sólo Lemar, por Carrasco, o Correa, por Suárez, tienen alguna posibilidad. Sin embargo, el uruguayo es una baza psicológica. Al Madrid le ha metido once goles en 16 partidos, nueve de ellos en la Liga y tiene lleno el depósito de la motivación.

Zidane también tocará poco. Carvajal está listo, pero su relevo, Lucas Vázquez, dio un recital ante el Borussia. Podría poner a ambos adelantando al gallego para sellar al banda de Carrasco y eso dejaría fuera a Rodrygo o Vinicius. A la cita, después de dos entrenamientos, se apunta Valverde, que está entre los que cuentan pero no parece probable que releve de salida a Kroos o Modric, pese a la paliza que llevan encima (20 y 23 partidos desde septiembre, respectivamente).

El hombre que equilibró los derbis

El factor Simeone ha recuperado el equilibrio de fuerzas perdido. Antes de su llegada, el Atlético pasó 22 derbis y 12 años sin ganarle al Madrid. Con el argentino, que se ha enfrentado al rival eterno más que a ningún otro, el balance es de 9 victorias, 12 empates y 11 derrotas. Y si es verdad que perdió dos finales de Champions y un Supercopa española, también lo es que al Madrid le quitó una Copa, una Supercopa de Europa y otra nacional. A su llegada, el valor de la plantilla del Madrid era superior a la suya en 310 millones. Ahora la diferencia ha menguado a 66.

Además, le ha dado la vuelta a ese estilo industrial, en parte gracias a la reactivación de su fondo de armario, y le va bien. El Atlético es el segundo equipo más goleador del campeonato cuando el año pasado acabó séptimo mientras mantiene su solidez atrás (dos goles en toda la Liga), pero es que además sus tantos tienen más elaboración: 39 segundos (más que nadie) y 13 pases por diana.

El factor Oblak

Esos registros, el curso pasado estaban en menos de la mitad. Su posesión también ha subido en cinco puntos. Y Oblak está en máximos: para el 94% de los tiros que le llegan. Remiro, de la Real, segundo, está en el 84%, y Courtois, en el 71%, pese a que se ha visto obligado a hacer cinco paradas decisivas más que el esloveno, dato que revela que el Madrid concede más. Otros datos que explican el despegue atlético es que João Félix suma ocho goles cuando en toda la temporada pasada hizo nueve, que Marcos Llorente ha pasado de último de la fila a futbolista nuclear (ha jugado todo este año cuando el pasado, a estas alturas, sólo había sido tres veces titular) y que Suárez ha llegado con pólvora (cinco goles ya, pese a lesiones y coronavirus, los mismos que anotó Diego Costa en la 2019-2020).

El Atlético suma 26 partidos invicto en Liga y fue precisamente el Madrid, con un gol de Benzema en febrero, quien puso en marcha el contador. De hecho, ese fue el único tanto de los tres últimos derbis. A ese dato enfrenta el Madrid uno más reciente: cuanto más grande es el partido, mejor le va. Ha ganado en Camp Nou y Pizjuán, dos veces al Inter, otra al Borussia y empató fuera ante Real Sociedad y Villarreal. Este derbi le llega en situación límite, el territorio Zidane.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *