Weissman se convirtió en el sexto israelí que marca en LaLiga

Cuando Shon Weissman se abrió de brazos mirando desafiante a la cámara de televisión apenas habían transcurrido seis minutos del Real Valladolid – Osasuna. Apenas un par de segundos antes acababa de hacer un reverso mágico, un control preciso y precioso, previo a una definición sin alardes, pero exactamente al lugar donde el balón podía ir para que Sergio Herrera no alcanzase y marcase su primer gol en España.

Con él, se convirtió en el sexto jugador israelí que marca en LaLiga, logrando, además, un doblete que permitiría la victoria blanquivioleta. Ese segundo tanto tampoco estuvo exento de belleza; al contrario. Se acomodó el balón Hervías antes de centrar un poquito más allá del punto de penalti, cerca de donde se había movido ‘la gaviota’ para evitar la marca de Aridane, más alto que él. Saltando hacia atrás, recibió el envío impactando con fuerza con la cabeza, hacia el lado contrario, ajustado al palo.

Aunque tampoco ha sido el primer hebreo que hace dos tantos en un mismo partido en nuestra Liga, los precedentes y la línea que siguieron quienes los compatriotas que lo hicieron antes, igual que su partido, invitan al optimismo, puesto que aquellos que lo lograron antes tuvieron una buena trayectoria en España, empezando por el precursor, un Haim Revivo que brilló en el Celta a finales de los 90, alcanzando los 21 goles en total.

En los primeros 2000, precisamente ante el Real Valladolid, debutó Yossi Benayoun con el Real Racing Club. El fino atacante, que pasa por ser seguramente el mejor jugador de la historia de su país, logró alcanzar con el conjunto santanderino la veintena de tantos, quedándose a uno de Revivo. Tal fue su éxito que el Racing intentó replicar la fórmula, firmando en la 2003-04 a Omri Afek, que vio puerta dos veces antes de marcharse y dejar en El Sardinero a Aouate y al citado Benayoun, mucho más prolíferos a orillas del Cantábrico.

Tampoco le fue especialmente bien a Ben Sahar en el Espanyol a finales de la década pasada. El histórico atacante israelí, que comparte vestuario con el blanquivioleta Anuar en el APOEL de Nicosia, solamente fue capaz de marcarle un gol al Málaga en la cuarta jornada. Como Weissman este sábado, casualidades de la vida, Tomer Hemed también se estrenó como goleador con un doblete ante Osasuna, en su caso, vistiendo la camiseta del Mallorca, y también para abrir y cerrar la cuenta del partido (que acabó en 2-2).

Aquellos dos goles fueron los primeros de los hasta 27 que hizo, 19 como mallorquinista y ocho con el Almería, cifra que alcanzó en tres temporadas y que Shon Weissman aspira a superar, teniendo en cuenta que su contrato con el Real Valladolid es de cuatro años. Destapado el tarro de las esencias, iniciada su propia historia, lo normal es que ‘la gaviota’ tenga su próxima oportunidad para seguir escribiéndola el próximo sábado en el Sánchez-Pizjuán ante el Sevilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *