Aprobados y suspensos de la Real: Barrenetxea devuelve al liderato

Remiro. Nada pudo hacer en el gol del Eibar. Inédito en la primera parte, tras el descanso ya había salvado a la Real del empate armero con una buena parada a tiro de Inui.

Zaldua. Fue de más a menos. Acabó totalmente superado por Bryan Gil, que le llevó por la calle de la amargura. No fue capaz de cerrar su banda en el gol del Eibar. Poro arriba en las ayudas estuvo bien, y su centro a Portu era medio gol, pero ni siguiera entró en la portería.

Le Normand. Demasiado exigido por Kike García y Enrich. No fue su mejor partido y se dio cuenta por sus gestos. Solo pudo frenar a Muto y porque el japonés estuvo fatal.

Sagnan. Su energía viene muy bien en las disputas con delanteros de la envergadura de Kike García, pero a veces se precipita y le sacan amarillas que le penalizan. Por eso tuvo que ser sustituido demasiado pronto, peligraba su expulsión.

Aihen Muñoz. De más a menos, como el resto del equipo. Buena primera parte, se desinfló tras el descanso, y parecía que quería hacer todo demasiado deprisa. Buen duelo con Pozo. Sufrió con Inui.

Guevara. Partidazo. Se hizo dueño del centro de campo, superando en la primera parte a Diop y Edu Expósito, y aguantando el tipo con ayudas constantes en los momentos más complicados de la segunda parte. A pesar del cansancio de Nápoles, mantuvo el tipo como pivote y después como interior. Ya es una realidad. Muy importante para esta Real.

Merino. Buena primera parte (liderando las operaciones de la Real), desaparecido tras el descanso (con algún pérdida peligrosa en línea de tres cuartos por la que Imanol le abroncó) y sustituido porque estaba fundido y así corre riesgo de romperse. Eso sí, con su salida llegaron los peores minutos de la Real, no es casualidad. Se echa de menos a Guridi para darle más descanso.

Roberto López. Está vez no hizo un buen partido. Se le vio poco y aunque se ofreció, le salió poco de lo que intentó. Alguna combinación interesante y un tímido tiro desde fuera del área. Puede dar más.

Merquelanz. De más a menos también. Partido notable en la primera parte, se fue diluyendo tras el descanso. Poco a poco se va asentando en la banda izquierda. Empezó muy bien, con robos peligrosos, y asistencias que no se entiende todavía como no aprovechó Isak. Tiene un cañón en la zurda.

Barrenetxea. Hasta que las fuerzas le aguantaron, el mejor sin duda de todo el partido. Luego le cedió el testigo al armero Bryan Gil. Su primera parte es buenísima. Lastima que después no continuará porque estaba siendo una delicia verle jugar. Hasta el descanso cada vez que aparecía era para crear peligro. Marcó un golazo maravilloso, con un obús potente imposible de parar. Y pudo hacer el 2-0 en otro disparo genial desde la frontal que detuvo Dmitrovic de forma magistral, robándole la gloria en el derbi gipuzkoano.

Alexander Isak. Está negado de cara a gol. Hace muchas cosas bien en los metros finales, como desmarques en velocidad y asociarse con sus compañeros, pero a un delantero se le mide por los goles y ahora no los marca. Se le apagan las luces dentro del área y marra incomprensiblemente ocasiones clarísimas, como el balón que ni toca delante de la portería del Eibar, y el mano a mano en el que intenta una vaselina que se le va muy desviada.

Portu. Otro jugador que también está negado de cara a puerta rival. Salió en la segunda parte y volver a dejarse la vida corriendo. Pero la que tuvo se le fue al larguero, un remate de cabeza al que llega quizá exigido y no puede rematar hacia abajo. No atraviesa por su mejor momento, pero con su enorme trabajo va a volver pronto. Seguro.

Zubeldia. Protagonizó casi todo lo que pasa en la segunda parte. Salió y no pudo tapar a Enrich en el gol armero. Después Kike García le superó en muchas acciones hasta que le sacó una amarilla. Pero su poso le permitió salir airoso de situaciones difíciles. Y después marcó un gol muy celebrado porque podía haber sido el 2-1, pero por milímetros se lo anularon. Es capaz de dar mucho más.

Bautista. Corrió mucho, pero apenas pudo participar en acciones de peligro.

David Silva. Salió y participó en la mejor acción de ataque de la segunda parte, una contra que lideró él mismo y que terminó casi en gol. Pero se le vio que no está al 100%. La carga de partidos le está impidiendo recuperarse del todo.

Zubimendi. No logró controlar el juego y con tanta disputa no se le vio cómodo. Minutos para aprender en Primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *