Lucía Sainz y Gemma Triay se despiden por la puerta grande

Lucía Sainz y Gemma Triay han jugado hoy su último partido como pareja tras cinco año juntas, en los que han ido ascendiendo poco a poco, con una crisis tremenda el año pasado y por el que dieron un giro a sus carreras, estableciéndose en Madrid y abandonando su zona de confort en Barcelona. Con todo eso han completando un año extraordinario, porque mediada la temporada se mostraron como un avión imparable: han acabado el año como la mejor pareja, con cinco títulos, y con el premio del Master Final y precisamente con la menorquina Triay como la más valiosa del Circuito en 2020. Todo eso…y se despiden: adiós. Por tercer año consecutivo las números uno del año rompen su relación. Debe ser duro pasar tanto tiempo juntos para los jugadores.

Ganaron la final casi en la casa de Gemma Triay, menorquina, extraordinaria porque tiene todo: pegada, muñeca, colocación, golpes magistrales, velocidad, anticipación. Y con una preparación que le hace ocupar mucha pista. Para completar su juego, Lucía Sainz, que para que su compañera brille hace cinco año se pasó al drive, desde donde amasa el punto y mantiene a la pareja.

Hoy tenían enfrente a Alejandra Salazar (futura compañera de Gemma) y Ari Sánchez, las campeonas del Master de 2019, la segunda mejor pareja del año, Por tanto, un partido con todos los ingredientes de espectáculo, Y lo ha sido: 6-3 y 6-4, con dos remontadas seguidas de las ganadoras en los dos últimos juegos del segundo set.

Lucía y Gemma han hecho grande una temporada imposible. Hicieron una apuesta por un juego intenso y físico, y lo han logrado con creces, como en la demostración en este último partido de un año y de una etapa que culminan a lo grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *