Un Madrid de derechas

La banda derecha ha sacado al Madrid del atolladero. En dos finales esta semana, por ese flanco tan atacado por las lesiones llegaron las dos asistencias en los goles de Benzema al Mönchengladbach (de Lucas Vázquez y Rodrygo) y fue el carril que desestabilizó tácticamente, por enésima vez, a Simeone.

Mendy es un misil y Vinicius electricidad trifásica, pero la solución ha venido en los pies de dos chavales que acumulan 29 temporadas de servicio a la causa blanca. Carvajal, recién estrenado su carné de papá, y Lucas Vázquez, que empezó la semana de lateral derecho, ayer empezó de extremo diestro y terminó el partido de nuevo como dos.

Mientras Savic y Koke se enredaban intentando sacar a Vinicius del partido, Carva y Lucas hacían lo suyo al otro lado del campo. El Madrid atacó más por la derecha (el 45 por ciento de las veces, por el 38% que lo hizo por el costado zurdo) y generó más ocasiones de gol. Tres en botas de Carvajal (una supuso el 2-0 en confluencia con la espalda de Oblak) y Lucas, por una en la banda siniestra, Mendy. Un ataque asimétrico que redondeó la trampa defensiva de Zidane, que utilizó al lateral leganense y al extremo gallego para realizar un sándwich que encerró a Carrasco, una de las armas flamantes del Cholo como carrilero.

Zizou ya no huele a chamusquina

Como sus jugadores, Zizou recuperó su mojo táctico en la parte más escarpada de la temporada. Otra vez más, su pizarra desbravó al Atleti. Y van… En la final de la Supercopa en Arabia Saudí, también con triunfo ante el Atlético, Florentino proclamó aquello de que Zidane “es una bendición del cielo”. Menos de un año después, al francés le ha llegado al olfato el olor a azufre, pero ha resistido con una semana que ha sido una máster class y vuelven las sonrisas.

Pero el reflote blanco no hace que sean, pese a todo, buenos tiempos para la lírica. Bien lo sabe Lucas Vázquez. Intenta reavivar la llama del amor con el Madrid pero el club ni lee sus WhatsApp ni reacciona a los guiños en sus stories, o eso parece. Su renovación empieza a ser una cuestión de Estado. O de First Dates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *