Grada de animación para 2.200 hinchas en San Mamés

La directiva que preside Aitor Elizegi tiene listo el proyecto de grada de animación para San Mamés que prometió nada más coger las riendas del Athletic. Este lunes, de hecho, ha comenzado a explicar a los socios compromisarios en qué consiste, ya que será una de las cuestiones que se someta a votación en la Asamblea Ordinaria del próximo 27 de diciembre.

Si supera el trámite, la junta iniciará inmediatamente los trámites para hacerla realidad. En primavera se llevaría a cabo el proceso de cambios de localidad y reasignación de asientos y en verano, una vez finalizada la temporada y disputados los partidos de la Eurocopa que acogerá San Mamés, comenzarían las obras. Estas durarían entre cuatro y cinco meses, con lo que podría estrenarse en diciembre de 2021.

La intención de la directiva es agrupar en una misma zona del estadio a toda la afición que quiere vivir el fútbol sin dejar de animar al equipo, esto es, unir los actuales sectores 110 y 124 y los Gazte Abonoa. Muchos están en la zona sur. Todos ellos, además de cualquier otro socio interesado, ocuparían las 14 primeras filas de la Tribuna Norte Baja. Ese sería el espacio destinado a la grada de animación, la zona más baja del fondo entre los dos córneres. En total serían unas 2.200 localidades de pie.

De ahí hacia atrás, el resto de la Tribuna Norte Baja -de la fila 15 a la 25- permanecería como está actualmente. Es decir, con asientos y separada de la grada de animación por una cristalera. Estos dos grupos de aficionados tendrían distintos accesos al estadio y también sus correspondientes baños y ambigús, de modo que cada uno pudiera vivir el fútbol como quisiera sin interferencia del otro. Para asegurar una visibilidad óptima de los espectadores se ha proyectado adelantar las primeras filas del graderío hasta 5,5 metros respecto al césped, dos metros más cerca que en la actualidad, lo que garantizará la visión de la zona superior aunque el de la grada de animación permanezca de pie. Estas modificaciones no afectarían al aforo de la tribuna, que mantendría sus 4.188 localidades.

El plan, presentado por el presidente y el directivo Jorge Gómez, ha sido elaborado por el arquitecto César Azcárate, encargado también de proyectar el nuevo estadio inaugurado en 2013. Las obras tendrían un coste cercano a los 3,5 millones de euros. «La nueva grada tiene como objetivo hacer más fuerte el motor de la animación de San Mamés concentrando las distintas zonas actualmente existentes. Es una tendencia cada vez más utilizada en los grandes estadios europeos porque generan más calor en el estadio», subrayó Elizegi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *