La Florida recibe a Bolo con las opciones intactas

La Ponferradina se estrena en la Copa del Rey con la lección aprendida del año pasado, cuando un Segunda B, el Ebro, apeó a los bercianos de la competición del KO en la segunda ronda. Por eso, aunque aprovechará el partido de este martes (La Florida, 19 h.) para dar minutos a los menos habituales, Bolo insistió en la previa en la importancia que le da a la Copa, en la que quiere llegar lo más lejos posible. Por su parte el Portugalete, un recién ascendido a la Segunda B que pilota el técnico cántabro, Ezequiel Loza, cuenta con las bajas de Moya, Álex Rodríguez y Salinas. Una cita para los jarrilleros que consideran una excelente oportunidad de poder pasar de ronda. La lástima es, por efectos de las restricciones de la pandemia, no podrá meter en el campo a su bulliciosa afición que empuja muy cerca de la banda y que suele congregar a más de mil espectadores.

En la expedición de la Deportiva, que viaja este mismo martes a Portugalete, no estarán los lesionados Yac, Adri Castellano, Gaspar y Sielva, y sí lo harán un par de jugadores del filial. En cuanto al once, la primera variación llegará en la portería, donde Caro dejará su sitio a Manu García, y seguirá en todas las líneas. Jugadores como Iván Rodríguez, Viedma o Moussa tendrán su oportunidad de demostrarle a Bolo que están en condiciones de tener más minutos. Loza también tirará de fondo de armario tras empatar 1-1 ante el Sanse de Xabi Alonso en el mismo escenario en el seno del Subgrupo A del Grupo II de Segunda B.

Jon Pérez Bolo comenta sobre la cita ante sus paisanos que “siempre que salgamos a un campo de fútbol representamos a muchísima gente y vamos a ir a hacer las cosas de la mejor manera posible y pasar la eliminatoria. Conozco bien al Portugalete y va a plantear un partido serio, poniéndonos las cosas difíciles e intentarán eliminarnos». Añade el exleón que «esta competición es preciosa y nos sirve para que los que no están teniendo minutos puedan reivindicarse. Es una pena que sea a puerta cerrada, porque tenía oportunidad de encontrarme con mi familia y mis amigos», señala el míster de Rekalde, barrio bilbaíno a apenas 15 kilómetros del estadio de La Florida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *