Un trono y dos reyes

Anthony Joshua fue algo vacilante para hablar de futuro tras noquear a Kubrat Pulev en Londres. «Daré a los fans lo que quieren. No se trata del oponente. Se trata del legado. Si tiene que ser Tyson Fury, dejemos que sea», apuntó el inglés. Menos titubeos tuvo su compatriota. El Gipsy King felicitó en redes a AJ y aseguró que hará todo lo posible para que la pelea se dé en 2021. Diferentes maneras de expresar un deseo que tienen los protagonistas y que compartimos todos.

Menos dudas presentaron sus promotores, Eddie Hearn y Bob Arum. El británico lo dijo incluso antes de que Joshua pelease. Era el objetivo y Arum, una vez que acabó la pelea fue claro: pondrá todo de su parte para que se dé. ¿Es fácil? O no… Paco Valcárcel, presidente de la Organización Mundial de Boxeo, también utilizó las redes sociales para enturbiar una negociación que se selló verbalmente en verano y que no debería de tardar de formalizarse. «Joshua lució sensación ante Pulev. En cuanto al cinturón OMB, Eddie Hearn conoce el significado de la palabra compromiso. La pelota está en su tejado», espetó, y puso en copia a Olek Usyk.

Joshua derrotó el pasado sábado a Pulev, retador oficial FIB. El inglés, de 31 años, retuvo ese título, el AMB y OMB. El siguiente en ordenar un rival debe ser la OMB, pero como pasa muchas veces en este deporte, los organismos quieren imponer su ley sin pensar en lo mejor para el deporte. Hearn también es promotor de Usyk, al que se ve a leguas que el pesado le queda grande. Veremos los movimientos que hay, pero en Inglaterra ya avisaban que AJ no tendría problema en renunciar al cinturón. Su sueño es ser campeón unificado (Fury es monarca CMB), pero sabe que una pelea con su compatriota le daría mucho. Más allá de cinturones. Los mejores contra los mejores siempre paralizan el mundo. Ali vs Frazier, Tyson vs Holyfield… y Joshua vs Fury. En ese nivel estaría.

Fuera de la burocracia, el combate apetece mucho más después de la exhibición de Joshua ante Pulev. El inglés ‘se hizo boxeador ante Andy Ruiz’. Había tenido guerras, pero en su única derrota ha crecido. Sabe ser paciente, trabajar sin obsesión por el KO y sigue contando con una pegada por encima de la media. Esta nueva versión, en la que juega un papel importante el entrenador español Ángel Fernández, tapa además su principal carencia: la poca tolerancia a los golpes del contrario. Pulev era la piedra de toque para saber cuánto había aprendido. Fue mucho. Es un boxeador mejorado y eso hace que el duelo ante Fury sea todavía más atractivo. Al monarca se le expiró el plazo para cerrar la trilogía contra Wilder y tiene muy claro su objetivo. Anthony y Tyson comparten sueño: ser indiscutido. Son dos reyes, pero solo hay un trono.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *