Aprobados y suspensos del Celta: el Bayern de Coudet

Rubén Blanco: Dos paradas y las dos de mérito. Evitó que Alejo abriera el marcador y se mostró firme en un lanzamiento de falta de Iza que intentó buscar las cosquillas al guardameta por su palo. Poco preciso con los pies.

Hugo Mallo: Suelto. Sigue transmitiendo frescura, con constantes incorporaciones al ataque. Sufrió un poco defensivamente en el primer tiempo con la calidad técnica de Perea.

Aidoo: El único que no estuvo fino en la actuación coral del Celta. Su habitual fallo por intentar jugar el balón en una situación de riesgo le pudo costar el empate a su equipo en el minuto 23. No le salió casi nada y aún por encima se llevó una patada de Aidoo que dejó al ghanés con problemas para respirar durante unos instantes.

Araújo: El jefe de la zaga. Asumió el mando ante la ausencia del sancionado Murillo. Contundente y más atrevido de lo habitual con el balón en los pies.

Olaza: Agresivo. Protagonizó un intenso duelo con Alejo, que fue sustituido al descanso. La gasolina le aguantó los 90 minutos para sumarse constantemente al ataque y en el 87’ marcó tras regatear al portero, pero el tanto fue anulado por fuera de juego.

Tapia: No hizo falta que ofreciera su mejor versión. No se sintió del todo cómodo en el tramo intermedio de la primera parte, aunque su despliegue físico es lo que permite al equipo jugar con tantos atacantes. Dejó una buena conducción en una acción que acabó con un pase suyo a Aspas que no llegó por poco para hacer el 5-0. Coudet lo sustituyó mediado el segundo tiempo porque el peruano está apercibido.

Denis Suárez: Asociativo. Asistió a Brais en el 4-0. Vio una tarjeta surrealista por una acción en la que Pombo pisa claramente al centrocampista de Salceda.

Brais Méndez: Justa recompensa. Marcó de cabeza, un gol que premia el dulce momento de juego que está atravesando. Calidad y trabajo partiendo desde la banda derecha.

Nolito: Artista. Con Aspas combina de memoria y así llegó el primer tanto del encuentro. Desarboló al Cádiz apareciendo entre líneas y con sus regates.

Aspas: Nadie está a su nivel en esta Liga. Dos asistencias y un espectacular pase que originó el penalti que él mismo marca. Rondó el segundo en su cuenta tras el descanso, pero primero se topó con el palo y después batió a Ledesma estando en fuera de juego. Abusa de los rivales.

Mina: Infortunio. Se dañó el hombro provocando el penalti que supuso el 2-0, una jugada en la que explotó su mejor arma: su velocidad para aparecer a la espalda de la defensa. Acto seguido fue sustituido y en las próximas horas se conocerá el alcance de su lesión en el hombro derecho. Con Coudet ha encontrado su rol.

Beltrán (entró por Mina): Zapatazo. Tuvo fortuna en su gol, porque su disparo lo desvía Mauro, pero no se lo pensó dos veces a la hora de armar la pierna desde fuera del área. Coudet lo situó a la misma altura que Denis en un dibujo 1-4-1-4-1. Chute de autoestima para el de Seseña.

Okay (entró por Denis): Le está costando reencontrarse. Compareció algo frío sobre el terreno de juego y cometió una falta peligrosa en la frontal. Coudet le está dando minutos porque quiere recuperarlo.

Baeza (entró por Tapia): Habría marcado por segundo partido consecutivo en Balaídos, de no ser porque estaba en fuera de juego y su tanto fue anulado. Sigue respondiendo a la confianza del Chacho.

Lauti (entró por Brais): Debut en Primera. Quiso agradar en su estreno en la máxima categoría exprimiendo su potencia. El tanto de Baeza fue invalidado por posición antirreglamentaria del delantero del filial.

Fontán (entró por Nolito): Primeros minutos con Coudet. El técnico argentinó lo situó como central zurdo en una línea de tres. El canterano buscó aportar salida de balón desde su costado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *