El gato ya es un león

La caraja de siempre.- Es evidente que al Madrid se le indigestan esta temporada este tipo de partidos trampa que encaran los vigentes campeones de Liga como si fuesen a fichar en la oficina, sin mayor entusiasmo ni motivación. De hecho, cuando Courtois hizo una parada antológica en el minuto 92 a Vesga respiré profundamente. Sabía que nos habíamos librado esta vez de otro escarnio (el Athletic estaba con diez hombres desde el minuto 13). Menos mal que Benzema juega igual en AM que en FM. Su segundo gol en el último aliento espantó los fantasmas de un nuevo gatillazo. Pero el Madrid jugó así, así… Lo justo para ganar, pero nada de lo que presumir. Eso sí, sacó tres puntos de oro que le vienen de cine en este tramo de la Liga.

Mis recuerdos con el Athletic.- Se equivocaba mucha gente cuando decía que “a ver si nos va a pasar con el Athletic como con el Cádiz, Alavés y Shakhtar. Con los equipos pequeños nos relajamos”. Error grave de partida, con todo mi respeto a los clubes señalados. El Athletic es uno de los grandes del fútbol español y el único, junto a Real Madrid y Barça, que siempre estuvo en Primera desde que se fundó la Liga en 1929. Hasta no hace tantos años fue el llamado ‘Rey de Copas’ (tiene 23 títulos, cuatro más que el Madrid y buscará el 24 en la final que debe jugar con la Real Sociedad en abril). Siempre les recuerdo a ustedes que el Athletic era el equipo de mi abuelo Fernando y no olvido que de niño en mi pueblo materno de La Mancha, Herencia, solo había dos peñas futboleras: la del Madrid (of course) y la del Athletic Club. Por eso no me extrañó que pese a estar con diez dieran los hombres de Garitano tanta lata a un Madrid que jugó con el motor híbrido, convencido de que con eso le bastaría. En realidad, decidieron las invidualidades. Un golazo antológico de Kroos y dos arañazos de Karim bastaron.

Allez Karim.- Lo de Benzema es espectacular. Cada día nos asombra más con su variedad de recursos en ataque. Ante el Athletic demostró cómo hay que atacar la pelota en un pase lateral (el de Carvajal) para cabecear con contundencia a la red y añadió otro remate cruzado e inapelable al que apenas pudo seguir Unai Simón con la mirada. Y nos enseñó cómo se organiza un contraataque con un simple toque de espalda. Y nos regaló unos regates en seco dentro del área, en plan chicuelinas taurinas, que si llegan a tener público en las gradas hubiesen puesto el estadio patas arriba. Karim rugió ante los leones en el día que llegó a sus 10 goles en lo que va de curso. El gato es sólo un recuerdo de los tiempos de Mourinho…

Frío polar.- Ya sé que pagan las televisiones, pero jugar en Valdebebas, al raso, a las 10 de la noche de un 15 de diciembre es una temeridad. A la hora del arranque del encuentro el termómetro registraba 5 grados, aunque la sensación térmica era de 4. Y no lo digo solo por el Madrid. El Barça jugará el próximo martes, día 22, en el Nuevo Zorrilla de Valladolid a la misma hora. Pingüinos a calentar.

Fiesta madridista.- El caso es que después de tantos altibajos, la tropa de Zidane ya no tiene a nadie por encima. El Madrid ha igualado al Atleti y a la Real Sociedad en la cumbre del Campeonato. Eso sí, ahora hay otros tres partidos de los que se le indigestan últimamente: el Eibar este domingo en Ipurua, el Granada en Valdebebas (día 23) y el Elche en el Martínez Valero (día 30). Esta racha triunfal va por mi amigo Adolfo de la Peña Turolense ‘Los Amantes de Teruel’, por Jesús y Maribel de la peña de Vall d’uixó (Castellón) y por Marquitos, Sergio, Fran y Diego, los súper vikingos del bar Ventos Vellos de los callejones de Ribeira, capital del Barbanza (La Coruña). Ahora os toca disfrutar a todos vosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *