El Burgos mide la inactividad del Andorra de Gerard Piqué

Burgos y Andorra persiguen su sueño en la Copa del Rey. Ambos conjuntos militan en Segunda B y tienen sus puntos de mira en ascender al fútbol profesional. Eso sí, a nadie le amarga un dulce. Además, los blanquinegros afrontan este miércoles su último partido de 2020 y quieren llegar a Navidad con la clasificación bajo el brazo. Pero no le espera un encuentro sencillo porque el Andorra de Gerard Piqué está hecho para ganar. Aunque puede acusar la inactividad porque por culpa de la COVID-19 no compite desde el pasado 21 de noviembre.

El Plantío está listo para acoger este duelo de Copa del Rey y, además, en las gradas habrá 1.000 aficionados. El Burgos parte con la ventaja de tener a su público al lado y con la serenidad que le da ser colíder, junto al Valladolid B, con 14 puntos del subgrupo 1B de Segunda B. Los blanquinegros acumulan cuatro partidos sin perder, la pasada jornada empataron (0-0) a domicilio ante el Lealtad, y cuentan en sus filas con jugadores experimentados y que, sin duda, dan un salto de calidad al grupo. Saúl Berjón, que ha disputado 63 partidos en Primera y 315 en Segunda, y Guillermo, con 23 duelos en Primera y 155 en Segunda, son los estiletes de un Burgos soñador y que está disfrutando de la Copa del Rey cuatro años después.

Pero si de proyecto se trata, el Andorra de Gerard Piqué da qué hablar. Cuenta con jugadores de calidad como Vilanova, Enri y Aguado y otros con mucha experiencia como Mantovani, Gaffoor, Riverola, Marc Pedraza (el año pasado jugó en Primera con el Mallorca) y Víctor Casadesús. Los tricolores, que la temporada pasada estuvieron a punto de dejar en la cuneta al Leganés (cayeron en la tanda de penaltis) en Copa, buscan, en Liga, colocarse en la zona alta del subgrupo 3A de Segunda B. Aunque no están viviendo un curso sencillo y llegan a este partido con un déficit importante de partidos en sus piernas. El motivo es que la COVID-19 no les deja jugar desde el pasado 21 de noviembre. Días después ganar (1-0) al Olot hasta 18 personas se vieron afectadas por el coronavirus y ello les ha impedido competir. Aunque hace días que todo regresó a la normalidad y en las pruebas PCR a las que fueron sometidos todos los miembros de la plantilla el pasado lunes no se detectó ningún positivo. Hay ilusión por volver a jugar y les quedan dos duelos, este ante el Burgos de Copa y el del domingo contra L’Hospitalet en Liga, para así poder despedir 2020 de la mejor manera posible.

El Andorra viajó en autocar hasta Burgos el pasado martes por la mañana y Nacho Castro espera que las buenas sensaciones que mostraron en su último partido de Liga no hayan desaparecido. Este curso, los tricolores únicamente han podido disputar seis encuentros, en los que han sumado nueve puntos (dos triunfos y tres empates). En cuanto al equipo titular es una incógnita, pero estará seguro un David Martín que vivirá un duelo especial porque tiene pasado en el Burgos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *