Moratorio: de futbolista a virólogo clave para que Uruguay tenga menos de 100 muertes

La prestigiosa revista científica Nature ha publicado una lista con los diez científicos más relevantes de 2020. En ella ha sido incluido Gonzalo Moratorio, virólogo uruguayo que ha realizado una labor fundamental para que su país haya mantenido bajo control a la pandemia del coronavirus.

Se trata del único latinoamericano que ha sido reconocido este año por la publicación británica debido a la importancia del trabajo que ha desarrollado. En concreto, Nature ha valorado su contribución a la lucha contra la enfermedad con la creación de una prueba de detección de coronavirus y un programa nacional para administrarla que resultó decisiva a la hora de contener la expansión del virus.

Moratorio (Montevideo, 1982) se ha convertido en un personaje muy popular y apreciado por los ciudadanos en Uruguay por su decisivo trabajo. Es el investigador responsable del Laboratorio de Evolución Experimental de Virus del Instituto Pasteur de Montevideo, trabajo que compagina con el de profesor asistente de Virología en la Universidad de la República.

Está especializado en evolución experimental de virus de ARN y enfoques vacunales creativos. Estos conocimientos le sirvieron para crear un test de diagnóstico molecular de COVID-19 por la técnica RT-PCR, que ha resultado clave para que Uruguay haya frenado al coronavirus y mantenga uno de los índices de mortalidad de la enfermedad más bajos del mundo.

El fútbol, su otra gran pasión

Apasionado del fútbol, deporte que practicó hasta que una lesión de rodilla le obligó a colgar las botas, Gonzalo Moratorio ha dedicado parte de su tiempo libre a entrenar a diferentes equipos. “Lo que se aprende en el fútbol y lo que intento transmitir a los estudiantes de doctorado y de maestría es que uno debe festejar el éxito del compañero como el propio”, afirma en una entrevista en el diario El País.

Esta manera de pensar también la aplica a la ciencia y reconoce que su trabajo no habría sido posible sin el equipo que lidera junto a la investigadora Pilar Moreno. “El proceso se dio con un excelente tiempo, en donde lo que hicimos fue adelantarnos y más que el test en sí, que hasta el día de hoy se provee a todo el sistema de salud pública del país de forma gratuita, lo que se pudo hacer fue capacitar recursos humanos y montar laboratorios a lo largo y ancho de todo el país», relata en declaraciones que recoge la agencia EFE.

Y es que un tiempo récord, la labor que realizaron estos científicos permitió que a finales de mayo Uruguay pudiese efectuar más de 800 pruebas al día, después de que aproximadamente la mitad de estos test fueron producidos en el país sudamericano. Esta rápida reacción a la crisis permitió que Uruguay mantuviera bajo control al coronavirus, una labor que ha sido reconocida por expertos de todo el planeta y por la revista Nature.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *