Un paseo europeo hasta octavos

Nuevo paseo del Barça. Nueva goleada para soñar en Champions. El equipo azulgrana da un paso más y se planta en octavos tras resolver el trámite ante el PSV con un global de 8-2. Y lo hace tras un encuentro que arrancó de cara para el cuadro culé, con un tempranero tanto de Graham Hansen. La noruega firmó una auténtica obra de arte para abrir la lata en el Johan Cruyff. Su definición dejó clavada a Van Veenendaal bajo palos y demostró, una vez más, el desequilibrio de una jugadora cada vez más decisiva en el Barça.

Pese a encajar pronto, el PSV no bajó los brazos, consciente de que aún había tiempo de poner emoción e incluso dar la sorpresa en la eliminatoria. Las holandesas no perdieron la cara al encuentro y presentaron un juego replegado y atrevido, que logró incomodar a las catalanas. Aunque bien es cierto que Cata Coll apenas se vio comprometida en la meta culé por el PSV.

La mordida de las holandesas no terminó de cuajar. Se acercaron al área, pero el peligro quedaba en un nivel muy inferior del que presentaba el Barça. El equipo catalán no dejó de increpar a Van Veenendaal con llegadas de todos los tonos en la primera parte: Jenni, Graham, Hansen, Alexia, Martens… Todas querían sumar un gol más en sus casilleros personales. Y, fue la última la siguiente en aparecer en el luminoso. La holandesa remató a la red un balón colgado desde la derecha por Vicky Losada para mandar el partido con 2-0 al descanso.

Se repitió el guion con los dobletes de Graham y Martens

El Barça saltó al campo en la segunda parte con ganas de más. El equipo azulgrana lo merecía, por su juego y por sus ocasiones claras. Por mucho que el PSV hubiese plantado cara con un juego osado y una presión alta, las holandesas no habían logrado ni siquiera igualar en fuerzas al conjunto culé. Y pronto el marcador hizo justicia, repitiendo el guion de la primera parte. 

El 3-0 llegó por medio de la imparable Graham Hansen, que anotó su doblete tras una gran jugada de Alexia Putellas y Aitana Bonmatí. Y, Martens volvió a seguir los pasos de la noruega para guiar a las azulgranas hacia el cuarto. Con sus goles moría un partido en el que el Barça confirmaba su presencia en octavos, pese al gol del PSV en los últimos ínstantes.

Un tanto que tuvo como protagonista a una Smits que parecía estar en fuera de juego. La árbitra no señaló nada y el tanto del honor subió al marcador sin alterar el curso de la eliminatoria. Así, el conjunto azulgrana se une al Atlético en la siguiente ronda de la Champions, manteniendo su papel de favorito. El sueño europeo va tomando vida en el Johan Cruyff.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *