El Racing se va a jugar la Copa en su peor escenario

La Copa del Rey no molesta. Solo a los que pierden. No hay más que recordar aquel Racing de Paco Fernández, que ascendió tras ser líder toda la temporada y llegar hasta cuartos de final de la Copa tras superar cuatro eliminatorias, dos en campo contrario y dos a doble partido contra el Sevilla y el Almería. Y no cobraban. Y les mentían. Y tuvieron que amotinarse contra un presidente que era su mayor enemigo. Aquel grupo estará para siempre en la memoria del racinguismo y señala el camino a seguir a los que comanda otro ovetense, Javi Rozada. Empezando por la visita a Mutilva para medirse a un equipo muy modesto, pero tremendamente competitivo, el Mutilvera.

El técnico racinguista no se ha escondido y declara prioridad absoluta superar esta ronda y llevar a El Sardinero un primera el Día de Reyes. Para ello va con todo. Con algún cambio, como el seguro de Lucas Díaz por Iván Crespo en la portería y la probable entrada de Siverio en la punta de ataque, pero con un once perfectamente reconocible, aunque es probable que recupere el 3-5-2 con el que disputó los tres primeros partidos de liga.

A lo largo de la semana, el asturiano (que tiene un gran recuerdo del Mutilvera, ya que fue el equipo ante el que consiguió ascender al Vetusta a Segunda B) ha hecho diversas pruebas, pero todo apunta a que apostará por encajar a Villapalos entre Matic y Óscar Gil, que recurra a laterales, y no extremos, para los carriles y que apueste por un Íñigo, Nana y Pablo Torre por dentro. Arriba parece fijo Adrián Balboa, mientras que Cedric y Siverio se juegan el puesto que falta. El de nueve puro.

El Mutilvera es un equipo 100% navarro, casi todos sus jugadores incluso son de Pamplona y el equipo de Mutilva ha pescado en los otros clubes de la ciudad, Oberena, San Juan y Osasuna Promesas para reunir una plantilla con las ideas claras. Con el mismo entrenador, Andoni Alonso, en las cuatro últimas temporadas y el 4-2-3-1 casi fijo, intenta jugar la pelota, aunque no rehúye la posibilidad de fajarse en el cuerpo a cuerpo.

Aunque desde el club se ha transmitido el mensaje de que no hay disculpas, lo cierto es que en el vestuario son conscientes de que el escenario, hierba artificial ya bastante deteriorada, luz mucho más que mejorable y frío les perjudica. Aunque sea igual para los dos, no es el ecosistema favorito de los santanderinos, que lo han demostrado reiteradamente a lo largo de la reciente historia. En Copa y en Liga. De hecho, el Racing pasó por Mutilnova en 2016 y no pudo pasar del empate.

(Fotografía principal: Javier Siverio, en la Plaza Porticada de Santander).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *