Laporta es ‘madridista’

Me pasé ayer por el Paseo de La Habana para contemplar con mis propios ojos el comentadísimo cartelón gigante (47 metros por 18), que Joan Laporta levantó en la fachada lateral de un edificio situado a sólo 150 metros del Bernabéu. Como campaña de marketing es perfecta porque ha conseguido lo que se busca en estos casos: que se hable de ello. Pero si el expresidente del Barça quiere recuperar el trono perdido en las urnas (que nadie olvide que él perdió las última elecciones ante Bartomeu) creyendo que ha amargado o alterado el ánimo de los madridistas por este simulacro de provocación, me da que el intento le ha salido pifiado.

Te puedo asegurar, Joan, que los madridistas nos hemos movido entre la indiferencia (lo comprobé ayer paseando por delante del cartel, ante el que no se paraba nadie ni siquiera para curiosear) y el orgullo, como es mi caso, de ver que un posible futuro presidente del Barça necesita recurrió al comodín del Real Madrid para ganar las elecciones.

No me imagino ni a Florentino ni a un posible futuro candidato del Madrid a la Presidencia viajando a Barcelona para sacar pecho con una lona gigante delante del Camp Nou. Directamente, no necesitamos al Barça para resolver nuestras cuestiones de familia…

Laporta ha buscado el voto facilón de los culés más recalcitrantes que se pasan el día obsesionados con todo lo que huela a blanco. Cree que por poner ese cartel está empezando la Reconquista es un acto de profunda ingenuidad. Muy bien valorado, eso sí, porque la factura de la lona asciende a 50.000 euros.

En cualquier caso, lo que queda claro es que echas de menos al Madrid y al Bernabéu, por lo que se agradece este acto de ‘madridismo’ que refleja la admiración que sientes por el equipo de las 13 Copas de Europa. Tú presumes de la que ganaste en Roma en 2009 y del Sextete, pero en ese caso deberías haber dejado en el cartel un hueco relevante para Obrevo, ese árbitro al que se le tragó la tierra después de escamotear al Chelsea cuatro penaltis de libro antes del gol salvador de Iniesta. Si Obrevo, no hubierais pasado del Triplete. Joan, eres entrañable.

Tu fe en el Madrid te hizo coger el puente aéreo para sacar pecho. Hiciste bien. El Bernabéu va a ser en 2022 el mejor estadio del mundo (ya lo era antes de la obra, pero ahora todavía más) mientras que tu Camp Nou se cae a trozos, como reconoció el magnífico presidente de vuestra Junta Gestora. Laporta, tu parte madridista me gusta cada vez más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *