Las Palmas se da un brindis y no se complica en la Copa

Sin ningún tipo de sobresaltos pasó la UD Las Palmas la primera eliminatoria de la Copa del Rey ante el CD Varea en un encuentro que supo finiquitar rápidamente en la primera parte del encuentro con tres zarpazos letales ante los que los riojanos ya no pudieron reaccionar en la segunda mitad. Los segundos cuarenta y cinco minutos se convirtieron en un mero trámite para unos amarillos que ampliaron su renta con el cuarto gol del encuentro para zanjar el encuentro en el estadio de La Nueva Picona.

En un formato marcado por ese partido único en el que cualquier cosa puede ocurrir, el conjunto dirigido por Pepe Mel no quiso permitir ningún tipo de opción al Varea de Tercera División imponiendo desde el inicio un ritmo alto de juego. Así, los insulares comenzaron el encuentro dominando claramente el esférico, con Kirian y Maikel Mesa en el centro de campo escoltados por un Javi Castellano que volvía a la titularidad tras tres partidos por diversas molestias musculares.

Llevando el balón hacia un lado y otro de un campo que presentaba un aspecto envidiable, los de Mel llegaban rápidamente a las inmediaciones de la portería de Benji convirtiendo el primer tanto del encuentro en el minuto seis del partido, obra de Cristian Cedrés, en una buena jugada trenzada desde el flanco derecho, con un lanzamiento raso a la base del palo izquierdo. Primera llegada y primer gol visitante que sentó como un jarro de agua fría para las ilusiones de un conjunto arlequinado que se había presentado en el terreno de juego intentando presionar la salida de balón, pero que a duras penas era capaz de cerrar espacios a base de continuas interrupciones.

Otra de las novedades que presentaron los de Mel en esta fría noche riojana fue la inclusión del argentino Tomás Cardona en el centro de la zaga, que solo ha disputado tres encuentros ligueros hasta la fecha, pero que tampoco se le puede evaluar en un partido en el que apenas ha tenido trabajo gracias al buen hacer del trabajo coral.

Tras ese tanto inicial del conjunto de mayor categoría sí que llegó un ligero susto por parte del Varea con un gol anulado por fuera de juego en un balón muerto dentro del área, en el minuto ocho, después de un balón rechazado por parte de Álvaro Valles, pero apenas fue un espejismo en una noche que la UD no quería que se torciera bajo ningún concepto, hasta que a base de insistencia llegaron dos goles casi seguidos. El segundo fue obra de Álvaro Lemos, en el minuto 34, con otra jugada desde su banda derecha a disparo cruzado ante el que Benji tampoco pudo hacer nada y, por fin, llegó el gol de Pietro Iemmelo. El tercero del encuentro y el primero en cuenta particular después de diez partidos como amarillo.

De ahí al final de la primera parte el conjunto arlequinado lo intentó con alguna jugada a balón parado y acciones aisladas sin acierto.

Ya en la segunda parte el partido continuó con el mismo guion y Mel se encargó de echarle una píldora de sedante al encuentro dándole entrada a distintos canteranos que debutaron con el primer equipo, como Saúl Coco y Diego Gutiérrez, pero el partido no tuvo más historia que el gol de Eric Curbelo el minuto 66, tras una serie de paredes en el área entre Aridai e Iemmelo que culminó el defensa de Santa Brígida para poner el broche final a una noche placentera para un conjunto amarillo que ya mira a la cita del domingo frente al Rayo Vallecano en Vallecas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *