Muniesa: «Xavi sabe que algún día entrenará al Barça»

Marcharse a Catar con tan solo 27 años no estaba en sus planes, pero Marc Muniesa (Lloret de Mar, 1992), no pudo decir que no a la oferta de Al Arabi. «Llamé a Félix Sánchez, a Víctor Vázquez y a Xavi. Todos me hablaron maravillas y me dijeron que no iba a ser nada fácil. Que el nivel de los extranjeros había aumentado para que los cataríes llegaran en forma al Mundial», recuerda el canterano del FC Barcelona horas antes de disputar su segunda final de la temporada. El próximo viernes buscará arrebatarle a Xavi su cuarto título como entrenador de Al Sadd. «Es el mejor equipo del país, pero en un partido puede pasar de todo», acepta un Muniesa que no descarta seguir descubriendo el continente asiático: «Me he dado cuenta de que todo esto no está nada mal».

¿Cómo ve al equipo de cara al partido del viernes?

No llegamos en buena dinámica a nivel de liga porque vamos penúltimos, empatados a puntos con los últimos. Hemos tenido muchos jugadores lesionados. Se permiten hasta cinco extranjeros y en los últimos partidos solo hemos podido jugar dos. Pero las sensaciones de los últimos dos encuentros son buenas y hemos jugado contra equipos que son de lo mejor de la clasificación. A un partido contra Al Sadd puede pasar de todo, aunque este año están destrozando la liga. Se están cargando a todos los equipos por goleada. Ojalá demos la sorpresa.

Es que el Al Sadd de Xavi está muy bien esta temporada.

Es increíble. Al Al Ahli de El Zhar y Hernán Pérez, que va segundo, le metieron siete; a Al Gharafa, que va muy bien, cuatro; a Al Duhail, que es el vigente campeón de liga, les han ganado en liga y en copa. Están un escalón por encima del resto, pero a un partido nunca se sabe. Habrá unas 20.000 personas en la grada e inauguramos uno de los estadios del Mundial. Al Arabi es un club histórico que llevaba 26 años sin llegar a una final de la Copa del Emir. La afición va a apoyarnos mucho.

Su Al Arabi llegó a ser un club importante en Catar, pero lleva muchos años sin conquistar un título importante.

La última liga fue en 1997 y la última final de Copa del Emir en 1994, aunque no la ganan desde 1993. Hace 27 años que no ganan una Copa del Emir. Esta Copa es incluso más importante que la liga. Porque va el Emir al partido y eso es muy especial para todos los cataríes. Además, la final cae en el día nacional de Catar. Hoy he ido a buscar las entradas con mi mujer y la gente te anima, pero te mete presión. Te dicen: ‘¡Hay que ganar, eh! No hay excusas. Llevamos mucho tiempo sin ganar nada’. Son conscientes de que es una oportunidad única, pero la realidad es que jugamos contra el mejor equipo del país y en su mejor momento. Será un buen partido, eso seguro.

Al Sadd ya les ganó 4-0 en la final de la Copa Ooredoo.

Aunque no por esa cantidad de goles, perder en la final de la Ooredoo Cup era algo que podíamos esperar. Pero esta Copa es más importante. Al Arabi es un gigante dormido y tiene una de las mejores aficiones del país. La afición exige ganar y sabe que estamos ante una oportunidad histórica para hacerlo. Será difícil, eso sí, porque Al Sadd tiene a los mejores cataríes del país. Son grandísimos jugadores. A mí me han sorprendido mucho, la verdad. Tienen a gran parte de la selección nacional en el equipo y, además, muy buenos extranjeros como Cazorla y Guilherme. También ayuda que es el segundo año como entrenador de Xavi. Los jugadores lo conocen más y todo va un poco más rodado. Están rindiendo a un gran nivel.

Parar a Cazorla será complicado. Está a un nivel espectacular.

Pero espectacular. Es increíble cómo está jugando Cazorla. Es que está para seguir compitiendo en España. Y no es nada fácil jugar en Catar. La gente se cree que es fácil, pero no lo es. También ha jugado bien en la Champions, donde cayeron frente a Persépolis. El fútbol asiático es un mundo que desconocemos en España. La liga es competitiva porque todos los equipos tienen solo cinco extranjeros, y jugar la Champions es muy bonito. Cazorla se ha adaptado a la perfección y está a un nivel excepcional. Marca muchos goles, da asistencias, pero sobre todo está dándole a Al Sadd el juego que le faltó en el primer año de Xavi.

¿Cómo están preparando el partido?

Sobre todo nos estamos preparando bien mentalmente. Hay muchos jugadores que le tienen mucho respeto a los futbolistas cataríes de Al Sadd porque son eminencias en el país. Han ganado la Copa de Asia con la selección y eso para el Catar fue algo muy especial. Tenemos que perderles ese respeto en el campo, jugarles de tú a tú y estar concentrados durante todo el partido. Porque a la mínima que te despistas te la enchufan. Tienen más calidad y son mejores. Es como un Barça-Girona o un Real Madrid-Girona. En un partido puede pasar de todo. Tenemos ganas de competir bien contra el mejor equipo del país, de estar durante todo el partido muy concentrados y ganar.

¿Cómo se imagina la final?

Llevo un par de días soñando con la final. Sabemos que van a tener casi un 70% de la posesión del balón. Nosotros vamos a estar encerrados atrás, esperando una contra o alguna jugada de estrategia, que ahí somos muy fuertes. Lo principal es que no nos metan un gol pronto. Esa va a ser nuestra principal baza. Estar concentrados, que no nos metan gol pronto e intentar enganchar alguna contra. Tenemos buenos jugadores. Tenemos cataríes de mucho nivel y un par de iraníes muy buenos. Tenemos cosas para hacerles daño. Si no nos marcan pronto se pondrán nerviosos y ganaremos la confianza que siempre nos ha faltado frente a ellos. Siempre nos marcan rápido y ya vamos contracorriente.

Xavi es fiel al 4-3-3, pero usa mucha variantes tácticas. ¿Saben por dónde les va a salir?

Normalmente juegan 4-3-3, pero el otro día cambió el sistema dos o tres veces en el mismo partido. Jugó con tres centrales, luego con cuatro atrás… También puede jugar con un 4-1-4-1. Lo que único que puedes descartar es que use dos pivotes. Normalmente juega solo con Guilherme, con Cazorla y Nam Tae-Hee por delante. Tiene un extremo puro por la derecha, Al Haydos, que es el capitán de la selección, y en la otra banda está Akram Afif, que es el Neymar de Catar. Es muy buen jugador. Acumula mucha gente en el medio, que es lo que hacía en el Barça y en la selección. Eso hace que los centrales tengan que saltar. Si no lo hacen se genera el espacio que necesitan para girarse y controlar el balón. Está haciendo el fútbol que hacía como jugador y esta temporada está progresando muchísimo.

¿Tiene mucho contacto con Xavi?

Claro, si somos vecinos. Vivimos en el mismo complejo. Ya le he dicho que nos deje ganar la Copa del Emir porque ellos van a ganar la liga seguro. Que nos dejen algo a los demás, vaya.

¿Le ve convirtiéndose en un gran entrenador y dirigiendo al FC Barcelona?

Sin ninguna duda. Solo por los conceptos futbolísticos que tiene y todo lo que ha aprendido entrenadores como Pep Guardiola o Luis Enrique. Tengo la suerte de vivir con él y todo el ‘staff’ y sus propios compañeros dicen que ha dado un gran paso respecto al año pasado. Él sabe que algún día entrenará al Barça. A ver cómo acaba la temporada y qué pasa en las elecciones, pero yo lo veo preparado. Además, es un hombre de club. Todo el mundo le respetará. Él siente el Barça. Quiere el Barça. Otra cosa es que funcione o no. Eso ya dependerá de cómo entre en el equipo y cómo vayan los resultados. Pero entrenará al Barça tarde o temprano. Eso seguro.

Su entrenador en Al Arabi es Heimir Hallgrímsson. ¿Cómo le va con él?

Tiene un concepto más defensivo de lo que he trabajado en España, pero eso le dio grandes frutos. Con la selección de Islandia llegó hasta los cuartos de final de la Eurocopa y se clasificó para un Mundial, algo histórico para un país de 300.000 habitantes. Como entrenador y persona estoy muy bien con él. Tiene un par de islandeses en el equipo y algunos españoles, lo que a mí me va de maravilla. También está Ruud Hesp, que estuvo en el Barça. A ver si hay suerte y podemos ganar por él, por el equipo y por la afición… Una final es bonita y tanto el míster como la afición merecen que la ganemos.

¿A qué equipos sigue desde Catar?

La liga catarí la veo siempre. También sigo mucho al Girona, pero los partidos del Barça suelen ser tarde. Aquí son dos horas más y a las 12 ya llevo un rato durmiendo. Los niños se levantan a las 6:30 para ir al colegio, así que normalmente a las 10 estamos descansando. Veo los partidos de Premier, que son más temprano, o los de España que se juegan a las dos o a las cuatro.

¿Cómo surgió la oferta de Al Arabi?

Yo estaba tranquilo en Girona, no tenía pensado salir. Después de estar cuatro años en el Stoke estaba muy a gusto en casa. Estaba contento. Fue un palo bajar a Segunda, pero bueno. Jugamos con Al Arabi en pretemporada y el segundo míster era Jordi Condom, con quien coincidí durante dos años en el taxi desde Lloret de Mar hasta Barcelona. Me dijo que estaban buscando un central zurdo. Iban a por Vermaelen, pero él al final se fue con Iniesta al Vissel Kobe. Me llamaron y les dije que si salíamos ganando todos lo vería como una opción. Y acabó saliendo. Llamé primero a Félix Sánchez, con quien coincidí en el Barça tres años, y después a Víctor Vázquez y a Xavi. Todos me hablaron maravillas. Me dijeron que no iba a ser nada fácil. Que la liga había subido el nivel porque había aumentado el nivel de los extranjeros para que los cataríes llegaran en forma al Mundial. A nivel personal el año pasado fue muy bueno. Ahora vamos mal en liga pero hemos jugado una final y estamos a las puertas de otra. Estoy muy contento.

Hace unas semanas sonó para reforzar la defensa del FC Barcelona. ¿Hubo interés real?

Fue todo muy rápido. Lo leí en el periódico y le dije a Mauri -su representante-: ‘¿Qué es esto? ¿Qué está pasando?’. Él habló con el Barça. Le dijeron que estaba ahí, pero que aún no tenían pensado hacer ningún refuerzo. Se lió bastante gorda. Fue trending topic, salió en la prensa de Catar, me preguntaron mis compañeros de equipo, los directivos… Acabo contrato en junio y no sabía qué iba a pasar. Le dije a Mauri: ‘Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa para volver al Barça’. Creo que es imposible, pero entre la falta de centrales, la escasez de dinero y la Covid… Pensé que igual podía sonar la flauta. Ahora mismo están jugando Araujo y Mingueza y me alegro mucho de que apuesten por gente de la casa. Conocen la casa, la filosofía y juegan con el corazón. Es bonito que den oportunidades. Cuando estaba yo ahí pensaba: ‘Ojalá me llegue la oportunidad’. Que apuesten por dos chavales de 21 años es muy bonito.

¿Qué consejo les daría?

Que se dejen aconsejar por Koeman, que fue central y seguro que les puede echar una mano. Y que disfruten y aprendan de los mayores. Los veo bien, bastante sueltos. Parece que llevan años jugando ahí. Que sean de la casa les da serenidad a la hora de jugar con el primer equipo. Cuando Fontàs, Sergi Gómez, Bartra o yo subíamos nos encontrábamos con Piqué, Puyol, Mascherano o Gabi Milito. Eran centrales de un nivel espectacular. Te apoyaban, te ayudaban, pero era difícil hacerles competencia. Era otra época.

Acaba contrato el próximo mes de junio. ¿Dónde se ve en el futuro?

Así es. Acabo contrato y en dos o tres semanas ya empieza el mercado invernal. Mi prioridad es seguir en Al Arabi, pero también dependo de lo que quiera hacer el club. A no ser que salga algo interesante que me convenga más seguiré aquí. Pero eso es cosa de Mauri, del club y de lo que pueda surgir. Lo que pase en la final de la Copa del Emir será fundamental. Si sigue o no el entrenador… Ojalá ganemos, estemos todos contentos y nos quieran renovar. Si no, el fútbol no se acaba aquí. Hay muchos más equipos. Buscaremos otro jugar donde mi familia y yo estemos felices. Pero ya te digo, mi prioridad es seguir en Al Arabi.

¿Le ha picado el gusanillo asiático? China, Japón, Corea del Sur…

Pues sí que lo he pensado. Ahora he estado viendo la Champions asiática, que se ha jugado en Catar, y me he dado cuenta de que Asia no está nada mal. No está mal competir aquí porque no es nada fácil. ¿Por qué no probar otro país? Japón, China, Emiratos Árabes, Arabia Saudí… Son países con equipos muy grandes y muy competitivos. El año pasado salió algo para volver a España, pero surgió el coronavirus y se frenó todo un poco. En Catar estoy bien y me gustaría seguir aquí hasta el Mundial. Me gustaría vivir un Mundial en primera persona.

También puede hablar con Félix Sánchez, nacionalizarse y jugar el Mundial con Catar.

Ya lo hemos hablado, pero me ha dicho Félix que, para nacionalizarme, necesito estar cinco años en el país y para 2022 tan solo llevaré cuatro. Además, Catar tiene muy buenos centrales. Tienen muy buen equipo. Ojalá hagan un gran papel en su Mundial.

Ha entrenado con Guardiola, Luis Enrique, Lopetegui, Machín… ¿Le gustaría ser entrenador para poner en práctica todo lo aprendido?

Me gustaría. En el Barça tuve la suerte de entrenar con Pep, Luis Enrique, Tito, Eusebio, García Pimienta… Allí aprendí muchísimo. Cada uno de los entrenamientos de los cuatro años que estuve entre el primer equipo y el filial era un máster. Luego fui a Inglaterra y me di cuenta de que le fútbol era totalmente diferente. Que todo podía mejorarse. Y solo tenía 21 años. Ahí me di cuenta de que en un futuro podría ser entrenador. Cuando estuve en el Girona me saqué el curso B. Me falta el A y el UEFA Pro. Lo he hablado con compañeros del Barça. En un futuro podríamos formar un ‘staff’ técnico. Ahora veo a Xavi trabajar con tres o cuatro compañeros que tuvo cuando era juvenil y me imagino haciendo lo mismo. Veo que sufren, porque es un trabajo mucho más sacrificado que el de jugador, pero puedes seguir vinculado a lo que te gusta que es el fútbol.

¿Junto a quién formaría su ‘staff’?

Sergi Roberto, Sergi Gómez, Marc Bartra, Carles Planas, Ivan Balliu, Oier, Fontàs… Somos muchos. Nos juntamos desde que éramos jóvenes. Vamos juntos de vacaciones y a veces lo hablamos. Falra que, en un futuro, nos siga picando el gusanillo y tengamos ganas. Porque además hay quien se está centrando más en la preparación física, en la nutrición… Cada uno se está enfocando ya en la rama que más le gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *