El Ghazi, del Aston Villa, encuentra su vacuna ‘antihaters’

Hay jugadores que soportan bien la presión y otros que necesitan evadirse de ella para sacar lo mejor de sí mismos. Anwar El Ghazi (Países Bajos, 1995), es de los segundos. Desde que llegó en verano de 2019 al Aston Villa por 9 millones de euros, procedente del Lille, los hinchas del equipo de Birmingham le han tenido siempre en el punto de mira. Sus números la temporada pasada dejaron mucho que desear para un hombre que vino de Francia con la vitola de estrella: seis goles en 40 partidos son muy pocos para alguien que vino a marcar las diferencias.

La decepción por parte de la hinchada villain con El Ghazi fue aumentando hasta el punto que el extremo se sintió acosado por redes sociales y se vio obligado a cerrar su perfil de Twitter porque no aguantaba a los ‘trolls’ de internet, que no paraban de increparle.

Hace sólo una semana, Tyrone Mings, uno de los pesos pesados del Villa, salió en defensa de su compañero: “Espero que todos los haters que han hecho que El Ghazi se tenga que borrar las redes le pidan disculpas, Somos un equipo y tenemos que ir todos a una”. Su empeño por ayudar a su compañero fue en vano. “Que se lo gane en el campo” decían varias respuestas anónimas en las redes a las palabras de Mings. Y así ha sido. Esta semana, sin la presión ni el acoso de los sus críticos, El Ghazi ha callado todas las bocas a sus detractores.

El extremo holandés jugó su mejor partido desde que está en el Aston Villa y anotó dos goles en la victoria de su equipo ante el West Bromwich (0-3), que confirma el buen arranque liguero del conjunto villain. Sus allegados aseguran en los medios británicos que desde que se quitó las redes, se siente más tranquilo, más seguro de sí mismo. Y es que a los tontos, es mejor no hacerles caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *