El Tenerife se regala una alegría para despedir el año

Despidió con una necesitada victoria este 2020 el Tenerife que le saca de la zona de descenso ante un Girona que no supo cómo superar al buen entramado defensivo de los locales. Ambos equipos acabaron con diez.

El encuentro empezó con un equipo catalán mandón, encerrando a su rival casi dentro de su área y sin dejarle respirar. Sin embargo, la primera que tuvo el elenco blanquiazul casi acaba en el 1-0, pero el testarazo de Fran Sol salió apenas desviado y en la siguiente acción llegó la apertura gracias a un certero cabezazo de Bruno Wilson.

Trató de reaccionar el cuadro de Francisco recuperando la pelota y volviendo a dominar, pero sin ver huecos en la sólida defensa del Tenerife. Y cuando lo encontró, nadie supo aprovechar un peligroso centro del inquieto Bárcenas. Un cabezazo de Cristóforo (22’), volvió a poner en apuros a Dani, aunque salió alto.

A la media hora, avisó Manu Apeh a la contra con un buen disparo lejano que despejó Juan Carlos con dificultad a córner. Eso sí, seguía mandando el Girona, pero sin saber cómo vulnerar a los locales. Y una vez más, fue el Tenerife quien se mostró más certero gracias a Fran Sol, que anotó el segundo tanto ante una desconcertada defensa.

Tras el descanso, la tónica no cambió: el Girona siendo dueño del balón y el Tenerife bien replegado. Tuvo que retocar su once Ramis ya que Apeh se quedó en el vestuario y Folch tuvo que pedir el cambio a los pocos minutos. Con espacios, Fran Sol, Nono, Joselu y compañía nivelaron el partido.

En el minuto 66, el conjunto insular tuvo una doble acción para aumentar: primero Juan Carlos le tapó a Fran Sol y luego, la chilena de Bermejo la despejaron en la línea.

La tranquilidad del duelo se vio sobresaltada a falta de un cuarto de hora cuando Alberto y Nahuel se enzarzaron en una trifulca que acabó con los dos en las duchas por roja directa. En la recta final, lo intentó el conjunto gerundense, pero no vio brechas en el entramado defensivo. Stuani, de cabeza pudo poner emoción, pero remató alto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *