«Me siento afortunado por disponer de esta oportunidad»

Será su quinto Dakar en coches (el decimotercero en total si sumamos los que disputó en moto), pero el primero que haga con uno de primer nivel. Isidre Esteve (48 años, Lérida) estrena colaboración con Toyota Overdrive y llevará un Hilux parecido al del piloto referente de la marca, Al Attiyah. Por eso, no es de extrañar que apunte al Top 10. Cuenta sus aspiraciones en AS.

—Por fin, ha llegado ese salto de calidad que buscaba, ¿cómo se siente?

—Me siento afortunado de poder disponer de esta oportunidad y se lo debo a nuestros patrocinios y a todo el equipo humano que forma parte del Repsol Rally Team. Espero poder aprovechar este proyecto que tiene por delante tres años para aprender y crecer, y me siento privilegiado de estar en Toyota y poder conducir este Hilux.

—No era fácil renovar la ilusión con el Dakar tras lo ocurrido en el último, pero no hay dudas de que ahora lo ha hecho.

—Pienso que de todas las experiencias se extraen cosas positivas y lo que sucedió en el anterior Dakar nos hizo ver a todo el equipo que debíamos mejorar. De hecho, en ese mismo Dakar, los últimos días, fue cuando empezamos a tener conversaciones con Toyota para poder hacer realidad este equipo. Cuando ocurre algo, hay que analizarlo para que no vuelva a pasar, esa fue la parte positiva que sacamos y gracias a ello, ahora tenemos esto.

—¿Cómo fue esa negociación con Toyota?

—Tuvimos unas primeras conversaciones con Jean-Marc Fortin (director de Toyota Overdrive) en el mismo vivac del Dakar y le explicamos que idea teníamos. Queríamos tener un punto de partida al llegar a España para empezar a trabajar con nuestros patrocinios y saber si podíamos mantener el núcleo humano de mi equipo, tener una estructura propia pero con el apoyo de Toyota a nivel de ingenieros, recambios, asistencia… Y nos lo pusieron muy fácil.

—¿Cómo ha sido la adaptación al coche? Le vimos bien en Andalucía… (fue 10º).

—Al principio me costó bastante pasar de un diésel a un gasolina porque es bastante distinto, y sobre todo con un coche de estas prestaciones. En Andalucía salí muy tranquilo porque no lo conocía muy bien y me fue muy bien para trabajar con los ingenieros de Toyota para entender qué cosas debía mejorar. Cuantos más kilómetros hacíamos, más rápido podíamos ir, fue un punto clave el hecho de poder avanzar.

—¿Qué diferencias encuentra con el anterior coche?

—No tiene nada que ver, la mayor diferencia es que antes íbamos con un motor diésel y ahora con un V8 de gasolina. Todo el coche está mucho más equilibrado y evolucionado, y se puede trabajar con todas las telemetrías, y antes no podía. En conjunto, es más potente y eso se transmite a la pista de una forma increíble.

—¿Y respecto al Hilux que llevará Al Attiyah en el equipo oficial?

—Nasser lleva una versión superior, exteriormente el coche es idéntico, a nivel mecánico también, pero lleva un chasis con todo el peso más centrado, lo que le hace más estable, pero no hay una gran diferencia. Seguro que Isidre Esteve en el Dakar 2021 haría el mismo resultado con el coche que llevamos que con el de Al Attiyah, con eso lo digo todo.

—¿Llega bastante preparado al Dakar? Porque ha habido falta de kilómetros para todos…

—Nunca se está lo suficientemente preparado, cuanto mayor sea tu programa deportivo antes de la carrera, mucho mejor, pero todos debemos adaptarnos a nuestra situación presupuestaria. Tenemos suerte de haber podido correr en Andalucía y tenerlo todo a punto, y luego hemos hecho un último test antes de embarcar el coche en Marsella y haremos un shakedown en Yeda. Vamos a intentar adaptarnos lo más posible a la carrera.

—Este año se ha puesto el reto de alcanzar el Top 10, ¿lo ve posible?

—Yo lo que digo es que hacer un Top 10 sería un resultado extraordinario para nosotros, pero somos conscientes de todos los rivales que hay y va a ser muy difícil, debemos ser competitivos cada día. No tenemos que cometer errores que nos penalicen mucho y hacer parciales entre el 10 y el 20 serían buenos resultados, sabemos que la carrera hace su propia selección. Lo que importa es la regularidad e ir escalando posiciones, y eso es lo que debemos hacer.

—¿Teme que el coronavirus afecte a la prueba?

—Creo que esta edición a nivel deportivo va a ser una carrera más bonita y equilibrada que la del año pasado, porque siempre es difícil hacer un Dakar en un país nuevo, y con el tema del COVID habrá un cambio, lógicamente, con menos gente y un protocolo. Todos somos más cautelosos en nuestro día a día, intentamos tener el menor contacto social posible y hay un tema de corresponsabilidad de cada uno. Creo que a estas alturas todos tenemos bastante interiorizado este comportamiento.

—¿El recorrido le gusta?

—Me gusta, va a ser más al norte de Arabia, la parte que nos gustó más a todos porque la del sur era muy rápida. Habrá tres puntos que serán clave: la etapa anterior a la de descanso con 100 km. de dunas, la maratón en la que habrá que gestionar los pinchazos y una penúltima etapa muy difícil. Intentaremos llegar ahí con todas las opciones intactas para lograr un buen resultado.

—La última, ¿este es un año clave en su proyecto?

—Es un año importante. Es un proyecto de tres años que nos permitirá crecer, pero uno siempre quiere hacerlo bien cuando empieza. Estamos tranquilos porque llevamos muchos años juntos con Repsol, MGS y KH7, este año se incorpora Toyota y para nosotros es un regalo este proyecto. Somos conscientes de ello y lo haremos lo mejor posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *