Ahora le toca a Barral: su reto es liberar fichas y reforzar el ataque

El mercado de invierno está a punto de abrir y al menos durante unas semanas, la lupa en el Deportivo cambiará de objetivo, pasando de Fernando Vázquez a Richard Barral. El director deportivo entra a escena y después de un ajetreado verano, en el que tuvo que componer una plantilla en tiempo récord, afronta un mes de enero no menos exigente y con un doble reto: liberar fichas y reforzar el ataque blanquiazul.

Todo fueron elogios para la nómina de jugadores que logró juntar el Depor, incluso de sus rivales. Pero el paso de los partidos ha dejado patente que la planificación tiene puntos débiles, sobre todo en la zona ofensiva. Lo que parecían valores seguros como Beauvue no están respondiendo y apuestas como la de Miku y Rui Costa apenas han podido participar por lesiones o, simplemente, por estar fuera de forma.

Además del bajo rendimiento de los delanteros, también se echa en falta la figura de un mediapunta. En verano se decidió que ese perfil no era necesario o que los jugadores que había en el equipo podían desempeñar esa función entre líneas. Vázquez ha utilizado a varios jugadores en el enganche, pero ninguno ha hecho méritos como para quitarle la razón a los que veían esa carencia.

Pero el margen de Barral en este sentido es escaso. El Depor sólo tiene ahora un hueco disponible y tendría que ser para un jugador sub-23. Para incorporar a un jugador mayor de esa edad tendría primero que liberar una ficha y no eso no será fácil, puesto que apenas hay jugadores que terminen contrato en 2021 y su rescisión supondría un gasto muy elevado.

Pendientes del caso Rolan

Precisamente la cuestión económica es otro de los obstáculos que tendrá que tener en cuenta Richard Barral. Y en este aspecto entra de lleno la figura de Diego Rolan. El uruguayo tiene un sueldo inasumible en Segunda B y Fernando Vidal ya dejó claro que el club buscaría de nuevo venderlo en enero. Su destacada participación en los pocos partidos que ha jugado pueden provocar que se haga un esfuerzo por el uruguayo, pero la última palabra la tendrá Abanca sobre uno de los pocos activos que tiene para recuperar parte de su inversión.

Si Rolan es traspasado al principio del mercado, la ventana de oportunidades se abriría. Pero la incertidumbre puede prologarse en el tiempo y mantener en espera el resto de posibles movimientos hasta última hora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *