Al Madrid le pesan las piernas

El Madrid lleva un mes en la cuesta de enero. La poca fe de Zidane, justificada o no, en lo que le ofrece el banquillo ha generado una plantilla real de apenas 14 efectivos habituales y eso, entre falta de rotaciones y la resistencia del marsellés a agotar los cinco cambios permitidos, desemboca en un Madrid al que las segundas partes de los partidos le suponen escalar un puerto de montaña. Contra el Eibar sólo dio paso a dos cambios de refresco (Asensio y Valverde) y resistió, pero empieza a ser una señal de peligro…

Porque el Madrid empieza a perder el dominio de la pelota de manera habitual cuando empieza a gastar energías. Así lo dice la diferencia entre la posesión de balón en sus últimos cuatro partidos de la primera a la segunda mitad. En el Pizjuán fue el más llamativo, cayó del 44% en los primeros 45 minutos al 31% en la segunda parte. Pero también le pasó en el derbi (del 61% al 51%), ante el Athletic (del 73%, un monólogo, al 64%) y este pasado domingo en Ipurua, con cauces similares. Del 71% al 61%. Eso se reflejó en que el Madrid no logró matar el partido hasta el descuento y con el Eibar rondando peligrosamente el 2-2 que hubiera destrozado el rápido 0-2 blanco.

Basta con mirar también la Champions. En los dos últimos partidos, la derrota en Ucrania contra el Shakhtar y el 2-0 al Mönchengladbach, los rivales sobrepasaron en distancias recorridas al Madrid en la segunda parte, por mucho. Los ucranios corrieron 2.471 metros más en los segundos 45 minutos que el conjunto de Zidane, que había superado al Shakhtar por 1.870 metros en la primera. Contra el Gladbach, incluso la diferencia fue mayor: los jugadores teutones recorrieron 2.969 metros más que los madridistas en el segundo acto…

Un calendario que pesa una tonelada

Zidane viene haciendo referencias constantes «al cansancio» que acosa a su equipo porque el calendario le ha venido pesando una tonelada. El Madrid ha jugado 9 partidos en los últimos 30 días y vuelve a jugar el miércoles contra el Granada. Serán 10 partidos en prácticamente un mes, 33 días para ser exactos. Habrá después una semana hasta el Elche, pero enero no será más benigno que estará la Supercopa de España y la Copa.

Aunque Grégory Dupont, el preparador físico del conjunto madridista, estima que un periodo de recuperación de entre 72 y 96 horas «parece ser suficiente para mantener el rendimiento» de los futbolistas, sí que «se incrementa el riesgo de lesiones». Los números parecen contradecir aparentemente esa afirmación. El equipo tiene que ponerse en modo ahorro en las segundas partes y las dolencias físicas no paran de acumularse (Hazard, Carvajal, Valverde, Odegaard, Benzema, Nacho, Odriozola…) y Zidane ha decidido quedarse con su guardia pretoriana de veteranos. Mientras el cuerpo aguante.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *