Aprobados y suspensos del Pucela: Ni una pedrea salvadora

En un día para la ilusión, en el que la lotería repartió varios premios importantes en la provincia, el Real Valladolid tornó en pesadilla un partido afrontado con ganas por cómo venía el Barcelona. Sin embargo, obró una actuación muy mala, en la que no se llevó a la boca ni una triste pedrea en forma de pequeño tramo estimulante.

Masip: Evitó hasta cuatro goles de Lío Messi, que, por si fuera poco, disparó una vez al palo. No pudo hacer mucho más en los goles, por lo menos en los dos últimos.

Hervías: Su toma de decisiones no fue la mejor en campo rival. Intentó sorprender a Ter Stegen en una falta directa. A veces se vio un poco solo.

Joaquín: Se queda clavado en la acción del primer gol. Los buenos movimientos de Braithwaite lo desdibujaron en más de una ocasión. Vivió su peor partido de la temporada.

Javi Sánchez: Lenglet le gana la espalda en la acción del 0-1. Como a su compañero en la zaga, Braithwaite se las hizo pasar canutas.

Nacho: El Barcelona cargó mucho por su lado desde Mingueza. Pasó problemas continuos, aunque sin cometer ningún error grave. En ataque tuvo algún arreón en la segunda parte.

Jota: El único que lo intentó en una primera mitad en la que el ataque no apareció. Disparó a las manos de Ter Stegen en el inicio del segundo tiempo. Fue valiente, aunque no pudo brillar.

Alcaraz: Se vio desbordado en labores defensivas, aunque con balón estuvo muy acertado, seguramente participando más que nunca, aunque sin incidencia. Acabó como central.

Míchel: Pasivo, permite el centro de Messi en el primer gol. Había mostrado buenas cosas en el partido de Copa del Rey y en los minutos que tuvo ante el Sevilla, pero no está para esto.

Óscar Plano: Erró en la salida de un contragolpe con marchamo peligroso al borde del descanso. Fue una de las pocas jugadas en las que pudo incidir en campo rival.

Weissman: Se fue perdiendo después de participar un par de veces cuando todavía el partido iba empate a cero. Buscó un remate acrobático en el segundo periodo.

Marcos André: Desaparecido en una primera mitad en la que no intervino prácticamente nada. Apenas dio cuatro pases. Terminó sustituido al descanso. Volverá en próximas batallas.

Toni Villa: Cuanto más juega, más sorprende que no sea titular en más ocasiones. Desapareció durante un tramo del segundo tiempo, pero se reencontró.

Orellana: Puso a prueba a Ter Stegen con un buen disparo. Lo intentó en otro que se le marchó fuera. Entró con el partido resuelto y no pudo ser revulsivo.

Kike Pérez: Buscó aportar dinamismo. Tampoco él pudo superar al portero alemán en el rechazo de Orellana. Tocó mejor y casi tanto el balón como Míchel en la mitad de tiempo.

Roque Mesa: Se le vio en los minutos finales con un robo y un disparo que fueron, al menos, de lo poco salvable. Tuvo personalidad, quiso el balón y participó bastante.

Sergi Guardiola: Sorprendió su participación ante los problemas físicos anunciados. Apenas jugó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *