Lucas y diez más

El Real Madrid, hoy por hoy, es Lucas Vázquez y diez más. Al menos así lo ve Zidane, que ha confiado en el gallego para el tramo más complicado de la temporada, hasta el momento, y ya venía haciéndolo antes: Lucas lleva 13 titularidades consecutivas. Todo un logro, considerando que comenzó el curso con sólo una titularidad en los siete primeros duelos del Madrid, teniendo que competir por los minutos con Hazard, Rodrygo, Asensio, Vinicius… Lucas partía con desventaja y ahora mira al resto por el retrovisor.

Tanto que es el séptimo jugador con más titularidades (14) de la plantilla, empatado con Ramos y sólo superado por Courtois (20), Varane (19), Modric y Benzema (16) y Kroos y Mendy (15). Es el octavo jugador más utilizado por Zidane este curso (1.230 minutos), gracias a su polivalencia y adaptabilidad a las situaciones. Cuando al Madrid le hicieron falta laterales derechos por las lesiones de Carvajal y Odriozola, ahí apareció Lucas para cumplir con nota, hasta el punto de que hoy por hoy es la principal alternativa a Carvajal en el puesto; y, sin mucho ruido, se ha impuesto al resto de pretendientes para el costado derecho del ataque, puesto en el que ya fue titular en Milán ante el Inter o en el derbi ante el Atleti en Valdebebas, por citar dos ejemplos recientes.

Lucas se ha ganado el sitio con un especial momento de forma ofensivo, como muestran su asistencia a Benzema ante el Borussia o su gol frente al Eibar. Pero sobre todo por su fiabilidad defensiva, por su arrojo en labores de repliegue, algo que Zidane valora especialmente para dotar de equilibrio una propuesta como la del Madrid, de por sí ultraofensiva y a menudo vulnerable a los contragolpes (el Shakhtar dio excelente cuenta de esta debilidad blanca). No en vano, Lucas es el primer atacante de la plantilla en cuanto a balones recuperados (73; el siguiente es Asensio, con 48) y el segundo jugador del plantel que más entradas hace y gana (29 y 17, respectivamente).

Lucas y el Madrid, a seis meses vista

Y todo esto, a seis meses de finalizar contrato con el Real Madrid. Es una verdadera anomalía, tres de los titulares del once de gala del equipo blanco en este momento (el gallego, Ramos y Modric) están a meses de finalizar sus vinculaciones con el club sin resolución, de momento. En el caso del central y del centrocampista, la edad es el principal escollo: Ramos tiene 34 años y Modric, 35. La disputa ahora pasa por los años que les ofrezca el Madrid, pero tiene pinta de que habrá final feliz en ambas situaciones.

La cuestión con Lucas, a sus 29 años, es diferente. Gozó de un papel importante en la desastrosa temporada 2018-19 y quedó señalado por parte de la afición como un jugador sólo capaz de rellenar la plantilla, pero poco más. El tiempo y la confianza de Zidane han demostrado ese error y el club, que no tenía un especial interés en buscar su renovación desesperadamente, ya ve con otros ojos dicha opción, sobre todo teniendo en cuenta sus recién descubiertas aptitudes como lateral y que Zidane no cuenta con Odriozola, que el invierno pasado salió cedido al Bayern ante esa ausencia de feeling con el técnico. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *