Damián, el héroe de Fuenlabrada que sueña con ser cirujano

De profesión, estudiante y futbolista. De sueño, cirujano. Damián Cáceres (Fuenlabrada, 2003) no tiene ni un presente ni sueña un futuro acorde al de un chaval de 17 años, aunque él intente tener los pies en la tierra: «Para eso, siempre he tenido, tengo y tendré el ejemplo de mis padres y de mis abuelos. Son gente humilde y trabajadora, y yo quiero ser como ellos».

Misión difícil ésta cuando el joven mediocentro, criado en la cantera del equipo azulón, vivió una semana difícil de olvidar hace unos pocos días. «Una de las mejores de su vida», como dice él a AS. Ante la plaga de lesiones y aprovechando una primera ronda copera algo asequible, Sandoval se lo llevó al duelo copero ante el Atlético Baleares y el de LaLiga ante el Mallorca. Es decir, Damián hizo el ‘stage’ de Mallorca más para hacer plantel que para jugar. Aunque, debido al paso de los días y una suma de acontecimientos, el papel del mediocentro de 17 años estaría a punto de cambiar… A actor principal.

Los resultados previos al duelo liguero ante el Mallorca arrojaron un positivo en la plantilla del equipo kiriko. Por ello, el afectado y sus más estrechos contactos se vieron obligados a quedarse en el hotel y no poder ayudar a los suyos ante los bermellones. La posibilidad de que Damián disputase sus primeros minutos en LaLiga, ya habría disputado diez en Copa, tornaba de utopía de la infancia a realidad.

En el 57′, el sueño de ese niño, que inició su andadura en el Fuenlabrada tras pasar unas pruebas e ingresar en el Cadete C, se cumplía. Damián Cáceres sustituía a Jano con un 2-2 en el marcador y treinta minutos de dura batalla ante un Mallorca líder en esa jornada. Ni le pesó la juventud, ni le temblaron las piernas. Tanto fue así que en el primer balón que tocó su pie derecho puso el 2-3 en el marcador con una fuerte volea rasa. Por suerte, el que aquí escribe algún que otro gol ha visto celebrar a los jugadores del Fuenlabrada, pero pocos con tanta alegría e ilusión como éste. Todos corrieron a abrazar a un Damián que poco más podría hacer para representar mejor el «Orgullo y humildad» azulón y es que este joven de 17 años ha caído de pie en el vestuario del Fuenlabrada. Pero, ¿Cómo? «Disfrutando del sueño y trabajando como uno más de ellos, sólo eso»:

Mucho más que solo fútbol

Pero fuera del balón hay un Damián Cáceres con las ideas todavía más claras que cuando hace suyo el centro del campo del Juvenil A, su equipo actual. Él quiere ser cirujano, más concretamente, cirujano cardiovascular. «He conseguido debutar en el fútbol profesional que ya era casi imposible, ahora quiero cumplir mi otro gran sueño: ser cirujano. Lo tengo claro», afirma. Para ello, no duda: «Trabajo, sacrificio y estudio. Eso es lo que cuenta. Además, esto es lo que quiero. No siento que sea un sacrifico, es una elección propia y muy meditada».

No son palabras vacías ya que los libros de segundo de Bachillerato, su curso, le acompañaron en su viaje a Mallorca. «Tenía un examen de física el lunes para subir nota y tenía que preparármelo. Además, con esto del positivo no fue una convocatoria al uso, por lo que pude sacar más tiempo para estudiar y currármelo. No se quedaron en la maleta cogiendo polvo», afirma.

Lejos de sentirse un referente para la cantera o para su instituto, al cual siempre vuelve andando cuando termina de entrenar con el primer equipo, él se siente uno más y es que su vida no ha cambiado mucho por difícil que parezca. «Mis amigos son los mismos desde los tres años, los veo todos los días en clase. Lo mismo me pasa en el club. Al final, no soy referente de nadie porque soy uno más de ellos, soy Damián y punto«.

Estudiante con sueños de ejercer la medicina, recogepelotas en el Fernando Torres, futbolista profesional por merecimiento propio y autor del gol que puso el broche a la conquista del feudo del Mallorca, transatlántico de la categoría. Éste es Damián, y tiene 17 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *