El Buitre me habló del niño de 14 años

Recuerdo una comida que mantuve con varios veteranos del club allá por el año 2000. Entre ellos estaba uno de mis ídolos, Emilio Butragueño. Cómo sé que el Buitre es un picado del fútbol base, me dio por preguntarle si en la cantera había algún jugador que mereciera la pena para seguirle la pista. «Hay un niño que hemos traído de Valencia. Se apellida Soldado, así que no se te va a olvidar. Tiene sólo 14 años, pero ya se le caen los goles de los bolsillos. Es muy fuerte y tiene un carácter tremendo», me dijo Emilio sin pestañear. «Un jugador para el Madrid«.

Me dejó tan impresionado con su entusiasmo, que desde entonces he seguido mucho la evolución de Soldadito, un nueve corajudo, valiente y que efectivamente intuye siempre donde huele a azufre dentro del área. Como él mismo ha reconocido con la humildad que te da la edad y la sabiduría del tiempo ya vivido, el ariete de Gandía asume que se equivocó en su vida personal en su etapa con los Galácticos y que ahí desperdició una oportunidad única en su vida. Pero gracias a eso he disfrutado de sus goles en Osasuna, Getafe, Valencia, Tottenham, Villarreal y, ahora, con el Granada. Un purasangre. Quedan pocos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *