El primer Barcelona-Espanyol de la historia cumple 120 años

Ni siquiera dos meses después de su fundación, que había sido el 28 de octubre de 1900, ya sentía el Espanyol –o Sociedad Española de Football, como se bautizó en sus orígenes– la feroz necesidad de disputar partidos. Hasta el punto de que los programaban a la vez, como sucedió el 9 de diciembre ante el Aplec Escolar y la Sociedad Deportiva Santanach, lo que obligó a jugar este último con solo siete futbolistas. Pero de ese encuentro nacería una tradición, ya que había pedido el Espanyol jugarlo en el campo del hotel Casanovas, donde actuaba como local el Barcelona, que le hizo el favor a cambio de cruzarse en un amistoso.

Sería el primer derbi de la historia, el 23 de diciembre de 1900, en feudo azulgrana –porque el Espanyol hasta semanas después no contaría con un campo propio, el d’en Grassot, situado junto a la Sagrada Familia– y con la deferencia, por parte de un Barcelona algo más desarrollado, pues se había fundado un año antes, de disputarlo sin extranjeros, como nunca había hecho antes. Así igualaban fuerzas con un Espanyol que ya por espíritu fundacional solo contaba con futbolistas de la tierra.

A las tres de la tarde, y con el inesperado protagonismo de un fuerte viento, se citaron dos equipos que poco podían imaginar la rivalidad de las siguientes décadas. A pesar de las condiciones adversas, fueron “muchos los aficionados y jugadores que acudieron a tan panorámico lugar”, como describía la crónica del semanario ‘Los Deportes’ en la página 12 de su número 52, publicado el 30 de diciembre. El campo del hotel Casanovas era panorámico por situarse en una zona alta, prácticamente donde hoy se ubica el hospital de Sant Pau.

En este primer derbi de la historia no hubo héroes ni villanos. No pasó el marcador del 0-0, vaya. “Todos los jugadores rayaron a gran altura, esforzándose en cumplir su cometido, pero sea por las combinaciones de los jugadores o bien por causa del viento, el caso es que resultó empate por no haberse logrado ningún gol”, explicaba la crónica.

Pero lo que hoy sería impensable es lo que ocurrió tras el Barcelona-Espanyol. Lo narra directamente ‘Los Deportes’: “Terminado el match, se reunieron los teams en fraternal compañía en los elegantes salones del Hotel Casanovas, manifestando ambos sus deseos de repetir el match, que tendrá lugar el próximo enero”.

Y, en efecto, el 27 de enero de 1901 se volverían a encontrar, ya en su primer enfrentamiento oficial, correspondiente a la Copa Macaya, el título más importante en esos albores del siglo XXI. En aquella ocasión se impuso claramente el Barça por 4-1, pero lo hizo tan bien el rival (que no era blanquiazul, sino amarillo, en esos años) que el fundador de los azulgrana, Hans Gamper, acabó pidiendo “tres hurras por el Espanyol”. Una amistad que no perduraría demasiado…


FICHA TÉCNICA

BARCELONA – 0: Vicente Reig; José Negre, Enrique de Caralt; Pedro Vidal, Pedro Cabot, José Elías Juncosa; Venceslao Llorens, Fernando Blanco, Orestes Quintana, Ricardo Margarit, Dario Durá.

ESPANYOL – 0: Galobardas; Carril, F. Álvarez; Aballií, Lizarraga, Bernat; Ruiz, Montells, Rodríguez, Robert, Pouz.

ÁRBITRO: A . J. Smart. Jueces de línea: Franck Bastow y P. Álvarez.

INCIDENCIAS: Campo del Hotel Casanovas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *