Rozada se va con los números de Munitis, Paco y Felines, que acabaron primeros

La destitución de Javi Rozada no ha sido solo cuestión de números. De hecho, en la explicación que recibió el ovetense por parte de Josemari Amorrortu en el momento del despido, y que luego repitió el bilbaíno ante los medios de comunicación, no se aludía a los malos resultados, sino a la mala evolución del equipo. A su juego. A su falta de personalidad. Aunque ahora desde la comisión deportiva del Racing se habla que desde la visita a San Lorenzo había crecido la desconfianza respecto a Rozada, lo cierto es que cuesta no ver las derrotas en Leioa y Mutilva como claros detonantes de la destitución. Nada que discutir respecto al mal juego, no lo hace ni el exentrenador, pero los números, sin ser buenos, están en la línea de gran parte de los arranques del Racing en esta categoría.

De las siete temporadas en las que el equipo santanderino ha penado en Segunda B, los puntos acumulados esta campaña, tras siete partidos, son ligeramente mejores que los que sumó Paco Fernández en la 13/14 y Munitis en la 15/16, e iguales que los que hubiera sumado Felines en la 90/91 (si consideramos tres puntos por victoria, que entonces valían dos). Se da la circunstancia que los tres acabaron la fase regular como líderes y entraron en el playoff con sea considerable ventaja. La segunda temporada de Viadero, la del batacazo en Zubieta, ya con Pouso, y con el equipo fuera de la fase de ascenso, el Racing acumulaba solo un punto más que Rozada.

Sí que hubo dos temporadas en las que el inicio de liga fue considerablemente mejor, la de Iván Ania, que a estas alturas sumaba cinco puntos más y no conocía la derrota y, sobre todo, el primer ejercicio de Ángel Viadero en el banquillo de El Sardinero, que solo había dejado escapar un empate (con el Celta B de Borja Iglesias y Brais Méndez en la primera jornada) a estas alturas de campeonato. Aquel Racing de Iván Crespo, Samuel, Santamaría, Granero, Álvaro Peña, César Díaz, Coulibaly y Aquino como fijos en los primeros meses arrasó durante gran parte del año, llegó a los 86 puntos, pero ni pudo acabar primero la liga regular ni lograr el ascenso tras perder en el Miniestadi con el Barça B. A veces, los buenos números tampoco son suficientes. Fútbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *