El Leganés y su notable brecha titulares-suplentes

Hay algo en la gestión que José Luis Martí hace de la plantilla del Leganés que denota una tendencia a la rotación escasa. A consolidar un once titular y contar poco con el resto de futbolistas de una plantilla que, en el caso de los pepineros es amplia. En efectivos y calidad. Los números certifican esta tendencia en la que los que juegan de titular lo hace muchas veces y muchos minutos mientras los que habitualmente son suplentes apenas tienen presencias en el once y cuando salen desde el banquillo, lo hacen ya con los partidos muy avanzados.

Así las cosas, el equipo de gala de José Luis Martí atendiendo a la cantidad de minutos jugadores está meridianamente claro. Doce jugadores han disputado más de 800 minutos en los 19 partidos disputados hasta la fecha y, de ellos, ocho lo han hecho ya por encima de los 1.000.

Son, en orden de más a menos minutos, Tarín (1.564), Cuéllar (1.440), Rubén Pérez (1.400), Borja Bastón (1.328), Sergi Palencia (1.271), Javi Hernández (1.271), Arnáiz (1.202) y Gaku (1070). Detrás de ellos, pero no muy lejos, están Ignasi Miquel (918 minutos), Rubén Pardo (858), Sabin Merino (817) y Unai Bustinza (816).

La ‘pugna’ entre Bustinza y Sabin

Estos dos últimos, Bustinza y Sabin, se disputan el derecho a estar en este once estadístico. Teniendo en cuenta que la mayoría de las diez titularidades de Sabin se dieron en el inicio de curso y que Bustinza se había asentado en el tramo final hasta su lesión, la lógica dice que ese hipotético puesto en esa alineación tipo sería para el capitán.

Con esta variante, el once ideal de Martí según esta estadística sería un 4-4-2, con Cuéllar en portería. En la defensa, Bustinza, Tarín, Miquel y Javi Hernández. La medular la formarían Palencia, Gaku, Rubén Pérez y Rubén Pardo y la delantera, Arnáiz y Borja Bastón.

La brecha de los suplentes

Hasta aquí nada es del todo llamativo si no se compara con los minutos del resto de la plantilla. Entre estos doce jugadores y el resto hay una notable brecha. Así, por ejemplo, entre el 12º integrante de la plantilla (Bustinza) y el 13º (Omeruo) en cuanto a número de minutos jugados hay una distancia de 137 minutos. Pero es que entre Omeruo y el siguiente (Perea) hay 117 minutos de distancia.

El madrileño es el último jugador del plantel que ha disputado más de 500 minutos. De ahí en adelante, el resto de los otros catorce jugadores de la plantilla que han tenido minutos en Liga no han superado esa cifra que supone una media de 26’ por encuentro. Entre esos suplentes, nueve jugadores de campo que apenas alcanzan o ni siquiera superan los 300 minutos. Son Lasure, Ojeda, Eraso, Eraso, Ibáñez, Avilés, Bua, Sergio, Silva y Miguel.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *