Portugal pendiente del joven pivote azulgrana Luis Frade

Sólo tiene 22 años y es el más joven de la primera plantilla azulgrana (Makuc, Pascual y Diocou están asignados al segundo equipo), un pivote portugués poderoso de 1,93 metros y 115 kilos de peso, y además Luis Frade, de Oporto, es la perla del nuevo balonmano portugués que completó su mejor Europeo en el último de este año en Suecia, donde fue el equipo revelación. Llegó este verano al equipo azulgrana, y desplazó al internacional asturiano Abel Serdio (ahora cedido en Polonia), y es el tercer portugués en el plantel barcelonista tras Borges, también pivite, y Duarte, lateral izquierdo, que llegaron cedidos por una temporada en años sucesivos: ninguno ganó la Champions. «Nosotros en Portugal tenemos el mismo dicho que en España, que a la tercera va la vencida, Ojalá que se cumpla», admite divertido Frade, encantado de hacer historia «porque sería el primero de Portuga en ganar la Champions, pero lo primero es superar el lunes al PSG».

Ha pasado la Navidad en Barcelona «con la plantilla, que es una especie de familia para los jugadores», y a la hora de cenar y comer «con los brasileños del equipo (Petrus y Langaro)», porque tienen más similitud «aunque se hace una mezcla, porque ellos apenas comen bacalao», y Frade hace ostentación de patriotismo: «Me encantan el bacalao, el Oporto, y el fado; cumplo todos los requisitos tópicos«.

Sabe que le siguen en su país, que los aficionados al balonmano van a estar pendientes de su actuación, porque le escriben y se preocupan por él «pero no es una presión excesiva, porque el balonmano esta creciendo, pero no es un deporte que mueva masas todavía», lo que le viene bien para enfrentarse a la Final Four «sin una presión añadida».

Está contento por la confianza que le ha dado Xavi Pascual «porque si tienes 22 años, juegas en el Barça, y te dan tantos minutos, es para agradecerlo», y señala que el entrenador le dijo desde el principio que iba a jugar bastante, que contaba con él para todos los partidos, «pues aunque en el pivote somos tres, nos repartimos el tiempo y nos ayudamos, porque 15 o 20 minutos es bastante en esa posición» , admite.

Para Frade casi todo es nuevo, «como pasar la Navidad solo, pero es lo que toca«, y disputar una Final Four «es una cita con equipos de altisimo nivel». «Los rivales que vamos a tener son de lo mejor del mundo, los que queremos tener enfrente, y los partidos que esperamos desde la pretemporada, Sólo hemos jugado con el Kiel, pero conocemos al Veszprem y al PSG, y sabemos que están muy cualificados. Todos queremos ganar, pero lo primero es el choque del lunes (18:00, DAZN y Esport3) ante el PSG», asegura, 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *