Bordalás insiste en Kubo

La situación de Kubo en el Villarreal se hace insostenible y el japonés, cedido por el Real Madrid en el equipo amarillo, tiene un claro pretendiente: el Getafe de José Bordalás, que insiste en que su club haga un esfuerzo para contar con el nipón entre sus filas. El cuadro azulón ha posado su mirada en dos nombres para reforzarse en este mercado de invierno: Kubo y Aleñá. Pero nunca ambos, no tiene margen económico para ello; la prioridad es el japonés propiedad del Madrid, si no hay posibilidad se iría a negociar con el Barcelona por el centrocampista catalán.

La cuestión es económica, fundamentalmente: el Villarreal abonó tres millones de euros en verano por la cesión de Kubo al Madrid, además de otros tres que podrían llegar por objetivos (de complicado cumplimiento, pero aun así posibles). Cumplida la primera mitad de la temporada, el Villarreal considera que si Kubo ha de salir, será con el equipo que se lo lleve pagando la mitad de esos tres millones (es decir, 1,5) para compensar esa baja. Una cuestión a la que el Getafe no parece poder llegar: tiene capacidad para asumir el salario del nipón estos seis meses, pero no para eso y además abonar ese millón y medio.

Getafe y Villarreal hablaron durante la jornada del 24 de diciembre, en la previa de la cena de Nochebuena, por lo que los contactos ya están establecidos. El Madrid, por su parte, no ha tomado cartas en el asunto aún, pues no contempla la devolución de esa cantidad para desatascar el tema; el Madrid acaba de aprobar un presupuesto para el curso 2020-21 que prevé pérdidas de 91 millones de euros, cada céntimo que pueda conservar en sus arcas ha de ser retenido. Sí valoran bien en el Madrid la opción Getafe por la cercanía geográfica (el jugador podría establecerse en la capital y monitorizar su evolución sería mucho más sencillo) y por la talla competitiva del equipo de Bordalás.

La encrucijada del Villarreal por Kubo

El Villarreal, mientras, se encuentra en una encrucijada. Hizo una inversión importante en verano por una cesión de un jugador como Kubo, pero la realidad es que apenas ha contado para Unai Emery: sólo ha jugado 687 minutos, la mayoría en Europa League (ha sido su competición, donde ha marcado un gol y dado tres asistencias en cinco duelos), y sólo ha sido titular en dos jornadas de Liga. Emery le ha dejado sin minutos en los dos últimos partidos y ha hablado de su situación de una forma áspera, sin sintonía: «No estamos aquí para darle diez partidos a un jugador si no rinde. Se le da uno, y debe ganarse tener más. Eso vale para los canteranos y para todos».

Sorprendente, considerando que fue Emery quien insistió en que el Villarreal se llevase a Kubo el verano pasado, echando atrás operaciones más avanzadas con otros equipos como Granada u Osasuna. En último término, otros jugadores jóvenes salidos de la cantera de Vila-real están teniendo más peso, lo que ha cerrado definitivamente el espacio a Kubo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *