Madrid-Barça, enredo clásico

Estas fechas son sinónimo de baloncesto, siempre lo fueron. En el último tercio del siglo pasado con el añorado Torneo de Navidad, escenario de enormes duelos internacionales, y de un tiempo a esta parte con el Madrid-Barça clavado con una chincheta en el calendario y, este año, con algo más: una jornada de doce horas ininterrumpidas de acción que ha preparado para hoy la ACB. A falta de público, atracón televisivo. Buenos encuentros y una guinda perfecta, el Clásico, el tercero de la temporada después del éxito merengue en la Supercopa (72-67) y el triunfo culé en la Euroliga (79-72). Será a las 21:30 en #Vamos para cerrar el año liguero y, para los puristas, también la década, en la que dominan los blancos en la ACB por 22-21.

Vuelve Mirotic, que en el último pulso entre los dos gigantes fue baja por el coronavirus. Esta vez es menos protagonista en la previa, un nuevo terremoto le quita foco: el intento de fuga de Heurtel al Madrid. El enredo entre el Barça y el base con el Real de por medio marca el Clásico, y eso que el francés no jugará. Jasikevicius y el club le han liberado de entrenarse mientras se sigue negociando su salida, algo que podría producirse en los próximos días. Los dirigentes barcelonistas lo dejaron en tierra en Estambul tras conocer que había apalabrado su fichaje por el Madrid y no por el Fenerbahçe, como les había asegurado el propio interesado. Una reacción que ha dañado la imagen de la entidad azulgrana, forzada ahora a buscar una solución que deshaga el entuerto.

Heurtel podría elegir un nuevo destino y marcharse al extranjero para cobrar una indemnización superior al millón de euros como la que se había pactado. Pero también puede acabar donde quería (y quiere), en el Madrid, aunque para ello el Barça le pedirá que renuncie al dinero acordado, o a una buena parte (su salario anual ronda los tres millones de euros brutos). La propuesta blanca al jugador no es elevada; sin embargo, si cuajase en el Palacio el vínculo incluiría la ampliación. Más aún le urge a Laso el fichaje económico de un pívot que palíe la baja de Randolph y dé relevos a Tavares. Al Barcelona le apremia la solución porque necesita el dinero para pagar a otro base francés, Westermann, con el que ya firmó un contrato, y para encontrar un pívot (Brandon Davies sigue lesionado).

Un enredo clásico que se repite cada cierto tiempo. De Mirotic a Heurtel y un recuerdo para Djordjevic, el pulso se calienta con el Madrid invicto en la ACB. Laso y los suyos han contrarrestado la marcha de Campazzo con un paso al frente como equipo y con otra zancada de un Tavares pletórico. Desde el tropiezo en el Palau el 23 de octubre llevan 19 victorias en 20 partidos. El Clásico marca tendencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *