Mbappé no se ablanda

El futuro de Mbappé en el PSG se agita, una vez más, con intensidad. Cuando parece acercarse a la renovación con el club parisino, se zarandea en dirección a otros equipos, entre los cuales el Real Madrid cuenta con un espacio preferente en la línea de salida por lograr el fichaje del delantero. La reciente destitución de Thomas Tuchel como entrenador del PSG ha constituido el último capítulo de este culebrón, que seguirá sumando ediciones al menos hasta el próximo verano, cuando quedará patente si la economía blanca es capaz, en tiempos de coronavirus, de asumir una operación de ese calado, probablemente la más importante de la historia del fútbol.

El contexto sigue vigente: Mbappé finaliza su contrato con el PSG el 30 de junio de 2022 y sigue sin ceder en el deseo del club francés de alargar esa vinculación, pese a los aumentos de sueldo que le siguen ofreciendo, incluso en tiempos en los que la tónica común es recortar salarios, no incrementarlos. En su cuarta temporada en el PSG (que le fichó desde el Mónaco en 2017, a cambio de 180 millones de euros cuando sólo tenía 18 años), Mbappé valora sus opciones y pondera la idoneidad de un cambio a una liga más potente, como la española o la inglesa, donde poder aspirar con mayor frecuencia a títulos colectivos e individuales, con el Balón de Oro entre ceja y ceja (en 2018, tras levantar el Mundial con Francia, sólo pudo ser cuarto).

En medio de esta volátil situación, el PSG ha decidido darle un giro a su temporada 2020-21 cortando por lo sano: ha destituido a Thomas Tuchel, que tenía al equipo tercero en la Ligue 1 (a un punto del liderato) y clasificado como primero de grupo para los octavos de la Champions, donde le espera el Barcelona. Una decisión sorprendente, cesar al técnico que ha llevado al PSG a las puertas de su principal objetivo, la Copa de Europa, con la final de la 2019-20 en Lisboa. Tanto que el propio Mbappé no parece haber encajado bien el timonazo dado por Al Khelaifi y Leonardo, como demostró en redes sociales.

“Desafortunadamente, es la ley del fútbol. Pero nadie olvidará tu paso por aquí. Escribiste un buen capítulo en la historia del club, gracias entrenador», escribió el delantero, acompañando el texto con una imagen de ambos abrazados durante un partido. La relación entre ambos no siempre fue perfecta (Mbappé aireó en público su enfado tras ser sustituido en un encuentro ante el Montpellier), pero en último término el atacante ha preferido apoyar a Tuchel y, por añadidura, afear al PSG su decisión.

Dos polos: Pochettino y el Real Madrid

A falta de oficialidad, el PSG ha elegido a Mauricio Pochettino para relevar a Tuchel y dirigir la nave parisina lo que resta de curso y en los próximo años. Un movimiento que, en principio, puede suponer un obstáculo para el Madrid en su objetivo de llevarse a Mbappé, pues AS ya informó de que el club de la capital del país vecino se ha comprometido con el argentino a que Kylian seguirá en París. Sin embargo, el dardo de Mbappé al PSG en las redes sociales desanda el camino ya hecho; un paso adelante, un paso atrás.

Leonardo intentó tranquilizar al entorno del club parisino el pasado 6 de diciembre: “Hemos dado pasos adelante, hablamos y él también quiere hablar. Vamos bien”. Pero la renovación sigue sin llegar y el Real Madrid se mantiene al acecho, consciente de que una locura económica por Mbappé será casi imposible en este contexto (los ingresos han caído en unos 200 millones), pero también de que a un año de finalizar contrato, si el delantero se niega a firmar, está en la ‘pole position’ para intentar su incorporación y construir el Madrid de la próxima década alrededor de su figura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *