Gerard Moreno: “En el Villarreal tenemos mucha ilusión por hacer algo grande”

Gerard Moreno, delantero del Villarreal, repasó en el programa de Movistar Universo Valdano su carrera y su camino hasta llegar a lo que es a día de hoy: uno de los delanteros referentes de la Liga y uno de los habituales de la Selección.

Ha crecido mucho como jugador año a año:

“Yo siempre intento crecer y mejorar, intento hacerlo en todo, ya sea en futbolístico como en lo personal. Creo que ser buena persona es vital para todo. Y en el fútbol es algo que pienso que ayuda mucho en un vestuario. Me gusta ayudar a los jóvenes, ya que yo he aprendido mucho de mis veteranos. A mí me ayudaron mucho, y creo que es muy importante para un jugador tener esa ayuda”.

Nunca deja de correr y de pelear:

“Creo que no debes ahorrarte nunca un esfuerzo, es lo que me ha enseñado mi familia. El trabajo es innegociable y siempre es algo que lo llevo conmigo”.

Ayuda de sus padres:

«Valoro lo que hicieron mis padres. El fútbol era la ilusión que teníamos mi hermano y yo, la verdad es que ellos han sido clave. Siempre han estado ahí, y lo siguen estando. La verdad es que yo valoro mucho su esfuerzo».

Referentes:

«Iba al campo de recogepelotas y me fijaba mucho en Tamudo, era mi referente. También me fijaba en Villa y Raúl, esos son los tres delanteros que más me han marcado. Tuve la suerte de estar con Tamudo en el vestuario. Me fijaba mucho en ellos, me fijaba en como hacían las cosas y me llamaba la atención la forma de jugar que tenían. A Tamudo lo tenía más cerca, ya que lo veía en directo, mientras que a los otros les veía en la tele».

Salida de la cantera del Espanyol:

“Llevaba seis años en el Espanyol y empecé a no jugar. Era complicado no hacerlo y veía que no iba a tener los minutos que esperaba. Tenía muy claro que tenía que jugar y decidimos salir del Espanyol para poder hacerlo. Era un niño, y es verdad que cuesta salir de un equipo de Primera. Pero yo tuve la suerte de que mis padres me hicieron el camino más fácil, ya que me prepararon para que lo entendiera. Me costó el primer día, pero creo que acerté en esa salida a Badalona. Necesitaba disfrutar y jugar, los chavales deben divertirse y no perder un año en un club en el que no vas a jugar. En Badalona me sentí muy cómodo y muy feliz”.

Salto a nivel profesional:

«El año que vine al Villarreal con dieciocho años y me separo de mi familia es cuando empiezo a pensar que podía llegar ese sueño de ser profesional. El primer año estuve en la residencia, empiezan a cambiar aspectos de mi vida, y me estoy metiendo en un fútbol más profesional. El primer equipo está en Primera y el filial en Segunda, lo que me acercaba más a la primera división».

Llega al primer equipo y al fútbol profesional:

«Empecé en el año que el Villarreal descendió, llega Marcelino y con él me quedo de forma definitiva. Ahí empiezo a notar el fútbol de verdad, todo cambia: los estadios, los entrenamientos, los compañeros y el ritmo de juego, pero poco a poco lo voy superando y acabé disfrutando mucho en ese medio año».

Mallorca:

«Mallorca fue otra realidad, ellos habían descendido y querían subir, por lo que las cosas fueron complicadas en ese año. Aunque ese año me hizo crecer mucho, fue un año complicado, pero con un gran aprendizaje. Les cogí mucho cariño por cómo me trataron».

Crecimiento como delantero:

“El 4-4-2 de Marcelino me iba muy bien, era muy vertical y con muchas ocasiones, con Quique ya pasé de la punta a un segundo punta escorado a la derecha, ahí empecé a mejorar y a cambiar cosas. Los dos últimos años del Espanyol son los claves en mi crecimiento”.

Anécdota de las entradas:

“Era mi primer año del Villarreal en segunda, nos jugábamos el ascenso y jugábamos en Barcelona. El club quería desplazar a mucha gente y sufría por no tener entradas para toda mi familia, ya que había mucha demanda. Así que mandé a mi novia para hacer cola y poder comprar entradas para todos. Al rato fui con ella a la cola para comprarlas y ayudarla, y la gente del club me vio y me dijo que fuera para casa que ya me darían ellos las entradas”.

Espanyol:

“Ir al Espanyol fue increíble, tenía a la familia cerca y regresé al equipo en el que había empezado. La gente me acogió como el chaval de la casa y fue una experiencia increíble. Me ayudó mucho como persona y como jugador, creo que ahí empecé a abrirme en todos los sentidos. Fueron tres años increíbles. Era un perico más y la gente se acogió a eso, lo hicieron suyo también, por lo que fue una armonía muy bonita. Ahora estoy en uno de mis mejores momentos, esos dos del Espanyol fueron así también”.

No rendir en el primer año es complicado:

«El primer año quieres demostrar y no te sale, por lo que piensas en qué estás fallando y te comes la cabeza. Y todo eso hace que las cosas no vayan como uno quiere y cada vez es más complicado. Uno intenta quitarse esa presión, pero es inevitable que eso esté ahí. No fue un buen año, y al final te das cuenta de que debes aprender y no obsesionarte».

Regreso al Villarreal y precio de traspaso:

“Yo tengo dos casas, Villarreal fue el equipo que me hizo debutar en Primera y que me ayudó a crecer. Siempre he notado el cariño de este club y se abre la opción de regresar a un lugar que es mi casa y en el que sabía lo que me esperaba. El club hace un gran esfuerzo y me pasa como en la primera etapa del Espanyol. Sufrimos por no bajar, pagan 20 millones por mi fichaje y no salen las cosas; fue todo complicado. Ves que no salen las cosas y ves que estas abajo, por lo que ya no juegas con esa libertad y esa seguridad. Te haces una mochila pesada y todo cuesta mucho mas. Fue un año duro pero lo solventamos y me sirvió para aprender y recuperarme”.

Selección:

“Llegas a Primera y el otro sueño es la Selección, jugar con La Roja es increíble y la primera llamada fue un orgullo y muy emocionante. Creo que ese es un premio de todos, de toda la familia, y fue un sueño lograrlo con ellos. Creo que somos un pack y todo lo logramos juntos, desde el primer momento han estado ahí siempre. No es fácil estar en las convocatorias, cada vez que te llaman es un logro, y por ello lo celebro y lo valoro».

Delantero versátil:

«Al final parece que el delantero solo debe marcar goles, pero debes entender el juego y buscar más cosas. Debes leer el juego, dar opciones y salidas a tus compañeros. Ser delantero de la Selección te pide eso. Intentas dar las soluciones que te pide el técnico, debes ayudar en todas las facetas. En la Selección hay mucha competencia, al final es normal que así sea. El nivel es muy alto y sabemos que debemos estar en nuestro máximo nivel en cada año para poder estar. Ir a la selección es muy complicado”.

El Villarreal está en un buen momento:

“El Villarreal es un equipo que tiene mucha ilusión, esa es la palabra. En el vestuario se respira esa ilusión por hacer algo grande. Sabemos que es muy dificil, pero tenemos mucha ilusión y muchas ganas de hacer algo grande. Tenemos un equipo muy equilibrado, tenemos una buena mezcla, jugadores que han ganado cosas y han estado en grandes equipos, a lo que se suma gente joven con hambre. La palabra es ilusión, y trabajamos para dar un paso más, ese es el objetivo”.

Feliz por el momento actual:

“Estoy feliz y cómodo, estoy con una confianza muy grande y espero seguir mejorando y creciendo como jugador. Estoy en un sitio en el que me siento feliz, me siento bien y espero poder crecer todavía más”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *