Khabib, adiós por sorpresa

Si se piensa en UFC y 2020 uno los instantes que viene a la cabeza tiene a Khabib Nurmagomedov como protagonista. El ruso rompió a llorar tras su última victoria. Era el presagio de lo que venía. Se retiraba por sorpresa en uno de los postcombates mas emotivos de la historia. Así ha sido el año de Khabib.

La quinta parecía la definitiva ante Ferguson

Khabib Nurmagomedov vs Tony Ferguson. Esa era la pelea más esperada por los aficionados, quienes habían visto que había sido programada en cuatro ocasiones. Todo parecía que la quinta era la definitiva… pero la pandemia lo impidió. El pleito venía muy caliente. La UFC lo había vendido muy bien y el Cucuy había logrado calentar la pelea de tal manera que se vio a Khabib fuera de sí. Mas que ante McGregor.

Días después de que la pandemia cambiase el mundo, Dana White fue claro: Khabib y Ferguson pelearían en abril como estaba previsto. No pudo ser. La evolución de la situación sanitaria lo impidió. El presidente de la UFC pensó mil planes y finalmente, en mayo, pudo hacer que la competición volviese. Nurmagomedov estaba en California entrenando y se fue para Abu Dabi porque todo apuntaba a qué sería allí, pero cuando el ruso llegó al país le avisaron del cierre del país, lo que le llevó a Rusia. Allí se quedó durante meses por el cierre total de fronteras y la pelea no se dio.

La UFC actuó rápido. Ferguson se enfrentaría a Gaethje y el ganador iría contra Khabib. Todo apuntaba a que solo había que esperar un tiempo… pero Gaethje sorprendió. Ganó el título Interino y reclamó su lugar contra ‘The Eagle’. La pelea no era esperada, pero vendía. Había que esperar.

La pérdida de su padre, un duro trance

Khabib continuó entrenando. Quería la pelea contra Gaethje y solo el cierre total de fronteras en el mundo le impedía hacer una pelea. Después la salud de su padre centró toda su atención. Abdulmanap se infectó de COVID-19 y estuvo ingresado un mes en un hospital antes de fallecer. Fue en el mes de julio y sin duda el trance fue muy duro para Khabib. Él además de su progenitor había sido su mentor y su admiración era máxima.

The Eagle volvía a la acción

Finalmente, mas de un año después de su última pelea, Khabib volvía a la acción. Lo hacía en la Fight Island y su actitud era muy diferente de la mostrada ante Ferguson meses atrás. Era el Nurmagomedov respetuoso de siempre. Había muchas dudas por el combate. ¿Notaría la falta de su padre? No lo hizo. Dio un auténtico recital y Gaethje perdió cuando el ruso quiso. Demostraba que estaba en el mejor momento de su carrera. Después rompió a llorar al recordar a su padre y anunció su retirada. Afirmó que había peleado porque quería honrar a su padre y que «no volvería a hacerlo sin él».

La posibilidad del regreso está presente

Khabib fue claro al hablar de su futuro. Su situación era definitiva. Quería pasar tiempo con su madre y se dedicará al campo. Quiere aprender y ha comprado ganado. Pese a ello, Dana White confía en que haga algún combate mas. Por ello, la UFC no la ha desposeído todavía. Nurmagomedov anunció que pronto se verán en Abu Dabi (la compañía organizará el primer show allí el 16 de enero) y que tiene «noticias que contarle». Habrá que ver de qué se trata. De momento, parece que el «definitivo» no lo es tanto. La última palabra la tendrá su madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *