Imanol, pendiente de Silva las horas previas al derbi

La enfermería no da tregua a la Real Sociedad. Para no variar el patrón de las últimas semanas, Imanol Alguacil va a vivir las horas previas al derbi vasco de San Mamés pendiente de la recuperación de alguno de sus jugadores importantes. Esta vez le ha tocado a David Silva, cuyo concurso en la visita de mañana al Athletic está en el aire.

El mediapunta canario, de nuevo, tiene problemas con la lesión que se produjo en Cádiz y de la que no termina de estar del todo recuperado, porque eso también le producido una sobrecarga en una antigua operación en la zona del sóleo. Todo ello no ha parado de darle problemas en las últimas semanas, impidiéndole entrenar con comodidad y perdiéndose varios partidos al tener malas sensaciones. Es cierto que jugó contra el Atlético de Madrid más de una hora, pero en los últimos entrenamientos le han vuelto a aparecer las molestias y a un día del derbi vasco David Silva es duda para cerrar el año jugando sobre el césped.

Todavía falta una sesión antes de ese partido y el canario va a intentar jugar un partido del que le han hablado mucho y que él mismo ha podido comprobar desde fuera lo especial que es. Pero en el último entrenamiento ya hizo trabajo al margen del grupo para apurar su recuperación y no arriesgar, y habrá que ver si lo intenta en el entreno previo al choque. Todo dependerá de las sensaciones que tenga, porque con Silva se actúa de esa forma. Imanol habla mucho con el canario y se basa en su experiencia y en todo lo que conoce su cuerpo para tomar una decisión en caso de lesión.

Silva tendrá la última palabra, pero la realidad es su participación no es segura, y sería una baja sensible para la Real, como ya ha quedado demostrado. Con todo, ante la cercanía del desplazamiento, tampoco es rescatable que, tras probarse en la última sesión, viaje a Bilbao concentrado con el equipo realista y ya en el día de partido se decida qué hacer, en base a sus sensaciones, puede viajar para aportar algunos minutos desde el banquillo si lo estiman conveniente los técnicos. En caso de no poder jugar, se uniría a las bajas de Januzaj, Zaldua, Moyá y Sangalli. Con el que podría contar es con Illarramendi, que entrena con el grupo con normalidad y volvería así al escenario en el que jugó por última vez hace 15 meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *