Una esperanza llamada Canales

El Betis mira ya al 2021 y a un derbi que encara tras otra debacle más en este curso liguero. La goleada encajada ante el Levante multiplica las dudas del equipo verdiblanco y Manuel Pellegrini se agarra a una sola baza para estirar la esperanza: Sergio Canales regresó 42 días después de su lesión y asumió un liderazgo más necesario que nunca en este equipo. Su presencia en el derbi se antoja casi segura: «Me siento bien, aunque no esté al cien por cien todavía». La pelota estará en manos del técnico chileno, que sabe el peso que tiene el cántabro en su esquema y la dependencia del equipo a su figura.

Fueron 42 días grises para Pellegrini. La ausencia de Canales generó más golpes a un proyecto repleto de carencias y ahora su reaparición se antoja como la única vía de fiabilidad para disparar el rendimiento del equipo. Los 30 goles encajados en LaLiga y la falta de pegada de los delanteros de su plantel invitan al técnico a una autocrítica que no llegó tras la debacle en el Ciutat de Valencia: «Debe haber una explicación a esos 30 goles».

El cierre de 2020 confirma las sensaciones negativas que el Betis mostró durante todo el año y también reiteró desde la llegada de Manuel Pellegrini. El chileno sigue sin encontrar las llaves del equipo y las cifras amenazan ya con otro curso de carencias en la búsqueda de objetivos. «Es buen momento para revertir las cosas y ganar al Sevilla», avisó ayer Aissa Mandi tras la caída ante el Levante. El choque del sábado se presenta como otra reválida para Pellegrini y Canales es su inesperada arma para la esperanza. Sus minutos ante el Levante, con dos goles y un renovado rol de líder, impulsan los ánimos en Heliópolis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *