Vicente Moreno devuelve la sonrisa, De Tomás se queda

Con un 3-0 ante el Málaga y un 4-0 frente al Almería concluía la esperanzadora pretemporada del Espanyol, en un septiembre incierto que sin embargo tuvo continuidad en LaLiga, con un firme debut contra el Albacete, 3-0. Presentaba el conjunto perico sus credenciales para retornar sí o sí a Primera y Vicente Moreno, las de entrenador especialista en ascensos y en enderezar a un equipo que parecía muerto un mes atrás.

Mientras los resultados acompañaban, se agilizaba el mercado más insólito que se recuerda, pues no cerraba hasta el 5 de octubre. Llegaba Óscar Gil, se marchaban Víctor Gómez, Moha Ezzarfani y Gonzalo Ávila ‘Pipa’. Conseguía al fin la entidad el fichaje de Keidi Bare, con el riesgo hasta última hora de no poder ser inscrito, y también sobre la bocina aparecía una oportunidad con Álvaro Vadillo. Ese fin de semana previo se había rubricado la gran noticia internacional, con el traspaso de Marc Roca al Bayern de Múnich.

Pero más importante aún fue la continuidad de Raúl de Tomás, Leandro Cabrera –quien se erigía como capitán, igual que Adrián Embarba– o de Sergi Darder, en virtud a una pandemia que frenó cualquier operación de gran magnitud y a la voluntad de los jugadores. Como el propio Darder y David López, quienes accedieron a rebajar sus emolumentos.

Y, mientras seguía el camino en LaLiga con leves tropiezos como el de Vallecas –donde regresó Embarba tras pasar el coronavirus–, en el seno del club se marchaba Francisca ‘Titi’ Camúñez tras una vida, 50 años, dedicada al Espanyol, y se despedía contra toda lógica ni merecimiento al responsable administrativo de la cantera, Ángel Morales.

Sin abandonar la Ciudad Deportiva Dani Jarque, retornó a los partidos del filial y del Femenino A todo el público, dentro de las restricciones, que sin embargo no pudo asistir al RCDE Stadium con ocasión del 120 aniversario de la entidad (con camiseta especial, eso sí), en un mes en que también se escenificó el blindaje de Nico Melamed tras anotar en Sabadell su primer gol y Diego López selló el récord de imbatibilidad histórico en Segunda del Espanyol. Antes ya había conseguido los de Primera y Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *