Los 20 protagonistas del Leganés en un 2020 doblemente duro

Despide hoy el Leganés este 2020 de aspecto especialmente sombrío al sur de la capital. El descenso de categoría ha aportado en Butarque más dramatismo a un panorama especialmente lastrado por los infortunios que, el curso pasado, golpearon una y otra vez a los pepineros. No es por eso de extrañar estos doce meses hayan estado saturados de nombres propios con sabor a desdicha. Pero también los hay con regusto a felicidad y esperanza. Estos son los 20 nombres propios que han marcado los 366 días (2020 fue bisiesto) más duros del Leganés en la última década.

1.- En Nesyri

El año comenzó en Butarque con la salida abrupta de En Nesyri. Cuando los pepineros creían tener encarrilada su renovación, el Sevilla se lanzó a por su fichaje amenazando con abonar la cláusula si no se llegaba a un acuerdo. Finalmente se acordó su traspaso por los 20 millones que costaban su libertad a cambio de que el Leganés lograra algunas prebendas. La marcha del marroquí dejó muy tocado al equipo en lo anímico y deportivo.

2.- Braithwaite

Cuando pensaba el Leganés que la herida de En Nesyri ya había cicatrizado, llegó seguramente el golpe más duro de toda la temporada. El Barça fichó a Braithwaite previo pago de su cláusula de 18 millones para cubrir la baja de Dembélé. Lo hizo fuera de mercado (febrero) y agarrándose a un reglamento que impedía al Leganés incorporar a un recambio. Amputación dolorosa que cercenó no sólo el plantel blanquiazul, sino también buena parte de sus esperanzas de salvación.

3.- Bartomeu

El nombre del expresidente del FC Barcelona aún escuece en Butarque. Bajo su mandato errático se decidió ejecutar la estocada del fichaje de Braithwaite. Una incorporación 100% legal, insisten en el Leganés, pero también 100% dudosa en términos éticos, añaden en La Avenida de los Once Leones. Y para colmo, el día que se anunció el fichaje, el mandatario se solidarizó públicamente con el Leganés y pidió derogar la misma norma que él mismo había esgrimido para trasladar sus problemas a los pepineros. Aquella frase y actitud fue la gota que colmó el vaso de la paciencia en muchos impotentes despachos en Butarque.

4.- Bacca

El Leganés trató de reparar el daño que dejó Braithwaite buscando un sustituto que fuera capaz de tapar su hueco. Lo encontraron en Carlos Bacca, un refuerzo perfecto que congenió el deseo del propio Bacca, del Leganés y de su club de origen, del Villarreal. Pero la RFEF se negó a darle un permiso especial al Leganés para incorporar al colombiano pese a la pérdida de Braithwaite. Un nuevo bofetón institucional sacudía Butarque.

5.- Aguirre

Su llegada se produjo aún en 2019, pero hasta que acabó la temporada pasada, fue el estandarte de la esperanza blanquiazul. Aferrado a su veteranía, su experiencia y su talante enérgico, el Leganés mantuvo la esperanza de la salvación aun cuando ni siquiera el propio Leganés creía en ella. Y casi lo consigue en la última jornada. Al sur de la capital Aguirre sumó su primer descenso de su carrera, entre algún que otro roce con el club, pero sabedor de que, sin su aportación, habría sido imposible soñar hasta el último segundo.

6.- Jovic

Y con él, Cuádra Fernández (árbitro de campo) y Sánchez Martínez (árbitros de VAR). Todos conformaron un trío del terror que le arrebató al Leganés la posibilidad de una permanencia épica cuando, en la última jornada, la pelota tocó dentro del área la mano del atacante serbio del Real Madrid. Penalti claro. Penalti que no pitaron los colegiados del partido. Ni VAR mediante dieron el paso de señalar los once metros que, de haberse transformado en gol, seguramente habrían supuesto la salvación del Lega. Por eso su caída al infierno también fue un descenso de VAR.

7.- Assalé

Llegó en enero para convertirse en el reemplazo de En Nesyri. Una esperanza con fanfarrias de Champions (venía de jugarla con el Young Boys) que se apagó en el silencio del banquillo (Aguirre jamás le dio un rol importante), pero que, por ahora, quedará en la historia del Leganés como el último jugador que hizo un gol en Primera con el Leganés. También fue el autor del último gol en la élite que se marcó en Butarque.

8.- Óscar

Fue seguramente el jugador que más creció en Leganés la pasada temporada. Su segunda cesión en Butarque le sentó de maravilla, y más aún crecerse en la responsabilidad de ser el nuevo referente del equipo. Sus goles (golazos casi siempre) suplieron los de En Nesyri y Braithwaite. Pero el más importante jamás llegó. En aquella última jornada suya fue la última oportunidad clara con la que pudo salvar a los suyos frente a los suyos también, frente al Real Madrid. Pero no entró. Fue un final amargo a su periplo pepinero, también enrevesado por las acusaciones veladas de Aguirre a una supuesta lesión fingida.

9.- Aspas

Un descenso no se cierra en un día. Se confirma en muchas tragedias. La de Vigo fue, para el Leganés, quizá de las más duras de 2020. El 22 de marzo, ante un rival directo y con todo a favor (el Celta jugó con diez desde el 21’ por roja a Bradaric), los pepineros perdieron (1-0) y sentenciaron su descenso anticipado. Así lo intuyeron muchos en Butarque tras un resultado que, con haber sido un empate, habría servido para que el Lega ahora siguiera entre los mejores y hubiera sido el Celta el que descendiera. El gol, por cierto, lo hizo el de siempre: Iago Aspas.

10.- Garitano

Con la marcha de Aguirre, un nombre emergió con fuerza. Asier Garitano, héroe del ascenso del Leganés a Segunda y Primera, pudo ser su reemplazo. Pero cansado por un año complejo en Vitoria, el preparador de Bergara prefirió darse un tiempo para descansar y no coger las riendas del Leganés. Habría sido un retorno sonado que aún hoy no se descarta para cualquier futuro próximo en el Leganés. Porque hay héroes que siempre son bienvenidos.

11.- Szymanowski

Hablando de héroes, Szymanowski lo fue de un Leganés que, bajo su aceleración, subió a Primera. Trece goles hizo el año del ascenso y ocho en el de la permanencia. El último, al Athletic, sirvió para certificarla en San Mamés. Pero tras la gloria llegó la desdicha. Las lesiones lo persiguieron y cercenaron para hacer que apenas jugara cinco minutos de competición oficial entre diciembre de 2017 y julio de 2020. Se fue con sólo una convocatoria oficial en su última temporada con los pepineros. Despedida por la puerta trasera para uno de los grandes vencedores y también vencidos del Leganés más reciente.

12.- Bustinza

Sus lágrimas inundaron España. Fue en la última jornada cuando, desfondado por el esfuerzo, agotado en la desesperanza, el capitán del Leganés se plantó delante de las cámaras y lloró. Lloró, lloró y lloró. Y entre sollozo y sollozo, un mensaje: “La gente lo está pasando jodido en el hospital. Si con esto les demostramos que hay que luchar hasta el final, que no hay que rendirse, habrá merecido la pena”. Si alguna vez se preguntan qué es el Leganés, vean estas imágenes. No hará falta explicar nada más.

13.- Butarque

Bustinza lloró en un Butarque que, aquella tarde, tras empatar frente al Real Madrid, sonaba a silencio. Rotundo, pesado y pringoso. Silencio de pena. Silencio de rabia. Nadie había en las gradas para aplaudir el esfuerzo de un equipo que mereció un tsunami de reconocimiento. Perdió el Leganés el factor clave del apoyo de los suyos en los últimos partidos, pero no el cariño de una afición que jamás falló en hacer de aquel estadio, una tortura recurrente para los enemigos.

14.- Avilés

En medio de un terreno quemado, la irrupción de este canterano fue uno de los brotes verdes del Leganés. Estuvo cercano a marcharse, pero Aguirre lo reclutó para el tramo final y el chaval se ganó su continuidad en el equipo. Su gol (golazo) a Osasuna fue uno de los mejores del año. Esta temporada se ha quedado en el primer equipo. Es el primer canterano que irrumpe en la primera plantilla del Leganés de la última década.

15.- Martín Ortega

Y en medio de un huracán deportivo, ella. La pandemia. La que nos marcó a todos y que en el caso del Leganés tuvo un primer nombre propio. Martín Ortega, el director general del club, fue su primer positivo. El 13 de marzo se hizo público que se había contagiado y aceleró el confinamiento de la plantilla pepinera antes de que se decretara el estado de alarma. No dio negativo hasta 38 días después. También fue protagonista por llevar directamente la negociación sobre recortes salariales con la plantilla y cuerpo técnico.

16.- Juan Muñoz.

Vinculado al coronavirus, este delantero Sevillano de 25 años ha sido el primer y único jugador de la plantilla que ha pasado el COVID-19 estando en activo con el equipo blanquiazul. Sucedió esta temporada y, para fortuna suya y de todos sus compañeros, nadie más contrajo la enfermedad. Pasados los 14 aislamiento, retornó a los entrenamientos como si nada.

17.- Abanda

Cuando la pandemia arreciaba, llegó la noticia de su retorno. El antiguo jefe de comunicación del club (eso y algo más) volvió a Butarque un año después de su salida. En Australia hizo carrera, creció en su materia y retornó para implantar un nuevo plan de crecimiento en el Leganés. Ahora ejerce como jefe de comunicación y negocio con una hoja de ruta que aplica pese al descenso. Su vuelta fue de las noticias más aplaudidas al sur de la capital.

18.- Martí

El entrenador mallorquín emergió por sorpresa como nuevo entrenador pepinero. Su nombre no se había barajado en unas quinielas en las que sí se habían mencionado (y tocado) otras opciones: el propio Garitano, Muñiz o Iraola, entre otros. Finalmente este rondador de ascensos se convirtió en inquilino de un banquillo que esta temporada sólo tiene un objetivo: el ascenso.

19.- Gaku

En una plantilla plenamente nacional, el japonés aporta el toque exótico. También de calidad. Es el primer nipón en la historia del Leganés y también un futbolista capaz de abrir las puertas de un nuevo mercado a los pepineros. Bajo su nombre el club ya está empezando a explotar nuevas posibilidades en el lejano oriente.

20.- Wigan

El broche a 2020 lo ha puesto una operación llamativa. Felipe Moreno, dueño del Leganés, se ha lanzado a la compra del Wigan, club inglés en el que se formó Roberto Martínez, el ahora seleccionador de Bélgica. En 2013 ganó la FA Cup al Manchester City. Ahora compite en el equivalente a la Segunda B española. Un broche exótico para un año duro al que el Leganés espera ahora cambiarle un número. Y no de 2020 a 2021, sino de 1ª a 2ª.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *