¿Por qué no renueva Hamilton con Mercedes?

La demora en la renovación del contrato de Lewis Hamilton con la escudería Mercedes resulta, cuando menos, sospechosa. El piloto asegura querer continuar compitiendo en la Fórmula 1 y el equipo jamás renunciaría a su gran estrella. Ambas partes restan importancia a los plazos y evitan urgencias para el acuerdo, aunque casi nadie entiende por qué no se produce en un escenario tan idílico como se dibuja.

Desde Italia afirman ahora que el principal escollo para la renovación tiene nombre: Daimler. El gigante de la automoción, propietario de la marca Mercedes, no está de acuerdo con las condiciones que intenta imponer el heptacampeón, aseguran en el ‘Corriere dello Sport’. Según los datos que maneja el diario deportivo, la cuestión va más allá de un mero aplazamiento y tiene que ver con el distanciamiento del grupo automovilístico de su gran estrella, tanto en lo que se refiere a su remuneración como a la duración del nuevo contrato.

El diario señala que “en noviembre, en el GP de Turquía, estaba listo un contrato de una duración de cuatro años por un salario de 50 millones de dólares en cada uno de ellos. Daimler, sin embargo, se opuso”. Y van un paso más allá: “Daimler apuesta por un acuerdo de dos años, con la opción a un tercero”. En este entramado se ha cruzado la joven figura de George Russell (22 años), que tan excelente desempeño exhibió al sustituir en el GP de Sakhir a Hamilton (35 años) cuando se contagió de coronavirus, además de ser mucho más joven… y con una remuneración tremendamente inferior.

Otra de las claves del asunto es el nuevo reparto accionarial de la escudería Mercedes de Fórmula 1. Hasta el pasado 18 de diciembre, Daimler poseía el 60% de la sociedad que desde ese día quedó repartida en tercios con el grupo químico Ineos y Toto Wolff, consejero delegado y director del equipo.

De este modo, la empresa automovilística rebajaba la presión sobre la negociación al quedar la decisión en manos de los otros accionistas que juntos disponen de la mayoría. Mercedes tampoco está por la labor de asumir las exigencias económicas de Hamilton en una etapa en la que el sector de la automoción se enfrenta a enormes desafíos empresariales, financieros y laborales.

El diario italiano hace referencia también a tal circunstancia, destacando el papel que “un tercero puede tener en el asunto”, en referencia a Ineos. Su pronóstico es que el acuerdo está más lejos de lo que reconocen los implicados: “El nuevo plazo para la extensión del contrato llega ahora hasta finales de febrero, justo antes de los test de pretemporada en Barcelona”. Una fecha que el propio Wolff llegó a mencionar en su momento y se tomó como una simple ironía del responsable del equipo. Pues quizá no fuera así…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *