A Coman le da miedo rematar el balón con la cabeza

Un cabezazo de Kingsley Coman en la final de la Champions frente al PSG (1-0) supuso el sexto título para el Bayern de Múnich en la máxima competición continental. Se trata de un tanto para la historia del club muniqués y que, según confiesa su autor, debió costar un poco de superación al francés teniendo en cuenta que le tiene un cierto respeto, por no decir miedo, a los remates de cabeza.

En una entrevista concedida al diario alemán Bild, el extremo de 24 años habló por primera vez del pavor que le guarda a los cabezazos. “Siempre me puede el miedo cuando voy de cabeza y cierro los ojos. Mis compañeros no paran de hacer bromas al respecto“, explicó Coman, cuya gran virtud suele estar más con el balón en los pies, cuando puede sacar provecho de la velocidad y la técnica que posee.

Eso sí, en la final de Lisboa superó esa fobia y se atrevió a rematar de cabeza, inscribiendo su nombre para siempre en los libros de historia del Bayern. En la sesión de entrenamiento previa al partido, Coman, consciente de la importancia de la cita frente al conjunto de su país natal, ensayó algunos remates de cabeza sin demasiado éxito. “No metí ni uno“, recuerda el internacional galo. En la final, sí. Con los ojos cerrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *