Desastre Westbrook: triple-doble diario… pero 0-5 ya sus Wizards

Solo hay ya dos equipos, de 30 totales, que no han ganado ni un partido en este extraño inicio de la extraña temporada 2020-21 de la NBA. Y solo uno de los dos (el otro es Detroit Pistons) ha jugado ya cinco encuentros: Washington Wizards. El sexto 0-5 para arrancar, se dice pronto, desde 2012-13 para el equipo de la capital. En cuatro de los cinco anteriores no hubo playoffs al final del camino. Así que el asunto está claro. O eso parece porque, además, tampoco el calendario es excusa: las derrotas han llegado contra Sixers (un gran equipo) y dos por cabeza contra Orlando Magic (un buen equipo, nada más) y Chicago Bulls… que estaba 0-3 antes de este doble duelo y ahora está 2-3.

Más: cuatro de las cinco derrotas han sido en Washington. Aunque no haya público, el factor local se supone que aporta comodidad en tiempos de pandemia y complicados viajes. Y en el último día del año todo parecía haberse alineado para que los Wizards se estrenaran: los Bulls dejaron en tierra, por los protocolos sanitarios, a Lauri Markkanen, Tomas Satoransky, Chandler Hutchison y Ryan Arcidiacono. No parecía, pues, un día para que los Wizards encajaran 133 puntos (130-133), pero es que su defensa es de una incompetencia suprema, una de las peores que ha visto la NBA en mucho tiempo, camino de ser históricamente mala si sigue así cuando la muestra sea más amplia. En tres partidos de un, repito, calendario más o menos cómodo, han encajado al menos 120 puntos. Un frontcourt débil atrás (Avdija, Hachimura, Bryant) y la pareja Russell Westbrook-Bradley Beal, a la que en algún momento habrá que recordar que la pista tiene dos lados. Y los partidos se ganan, muchas veces, en el que a ellos menos les interesa.

En un final igualado, Westbrook perdió algún duelo con LaVine, los Bulls metieron los tiros libres y, a falta de 5 segundos, los Wizards hicieron un saque de fondo en el que Hachimura intentó, sin ninguna necesidad con tanto tiempo restante, poner un pase desde su canasta en la línea de tres de su ataque, donde no lo cogió Thomas Bryant. Un hail mary que ni siquiera parecía venir a cuento y que reforzó la sensación de sainete que transmite un equipo que tiene más problemas que esa (es el principal ahora mismo) raquítica defensa: Davis Bertans, que ha firmado por cinco años y 80 millones, no ha encontrado todavía el punto. Esta vez, 0/8 y 0/6 en triples (10/35 en la temporada) para un jugador al que los Wizards necesitan en la segunda unidad pero que en teoría encajaría mejor (aunque es otro lío en defensa) junto a Beal y Westbrook, un backcourt donde parece cuestión de tiempo que lleguen las tensiones. Beal acabó con 28 puntos y Westbrook, que se fue sin hablar, con 22, 10 rebotes y 11 asistencias.

Son cuatro triples-dobles en cuatro partidos con los Wizards para Westbrook. Y cuatro derrotas. Sus equipos han perdido seis choques seguidos en los que él ha sumado un triple-doble, algo que no le había pasado a nadie en la historia. Y si bien no es el culpable de todos los males de los Wizards, tampoco es por ahora la solución y alarga sobre su carrera la sombra de las estadísticas atronadoras… y cruelmente huecas.

Los Bulls, que hicieron suficientes cosas para perder, al menos tenían la complicidad de la adversidad. Y se aferraron al partido hasta sacarlo adelante con buena aportación de dos veteranos como Thad Young (15 puntos) y un Otto Porter que sumó 28 y 12 rebotes, seguramente su mejor partido con los Bulls. Además, LaVine terminó con 22 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias, y alguna buena defensa al final (cosa nada habitual) y Coby White estuvo muy irregular pero acabó con 16 puntos y 10 asistencias, el tope de su todavía joven carrera. Los Bulls han pasado de 0-3 a 2-3. Algo de mérito es para ellos, desde luego… pero la impresión es que tiene más que ver con la doble cita con unos Wizards que son, ahora mismo, un equipo penoso en el que la temporada puede hacerse terriblemente larga entre, eso sí, triple-doble y triple-doble de Russell Westbrook…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *