Lewis Hamilton empieza el año con polémica

La hegemonía de Lewis Hamilton en la Fórmula 1 es incontestable. El mejor piloto con el mejor coche de la parrilla, el Mercedes, se ha revelado como una combinación infalible para alcanzar esta temporada el registro legendario de los siete títulos mundiales de Michael Schumacher. Y el británico cerraba 2020 con un reconocimiento sin duda también extraordinario, el nombramiento como Caballero del Imperio Británico por parte del Gobierno de su país.

En este caso existen más controversias respecto al merecimiento de que ya es sir Lewis Hamilton. Otro piloto de Fórmula 1 que sigue los pasos de Stirling Moss, Jackie Stewart y Jack Brabham, además de los fundadores del equipo Williams de F1, el propio Frank y Patrick Head. La Prensa británica se hizo eco antes de oficializarse su nombramiento de ciertas diferencias entre el comité encargado de realizarlo, con voces disonantes a causa de la residencia fuera del país de la estrella de Mercedes.

Justo después de su debut con McLaren en los grandes premios en 2007, Hamilton se trasladó desde Gran Bretaña a Suiza, para a continuación instalarse, hace ya una década, definitivamente en Mónaco, donde tributa con el especial régimen fiscal del Principado. La condición de caballero exige una transparencia tributaria absoluta, algo que se antoja poco factible con profesionales que pagan sus impuestos fuera del país, circunstancia que ha provocado tensiones con su nombramiento.

Siempre según las mismas fuentes de varios medios británicos, ha sido el propio Primer Ministro, Boris Johnson, quien ha entrado en escena para materializar este reconocimiento a Hamilton. El sistema elegido es el de incorporarlo a la relación de ilustres de la ‘Lista diplomática y de extranjeros’ (overseas en su denominación original, refiriéndose al ultramar de las islas), personalidades que pueden vivir fuera del país e incluso carecer de su nacionalidad pero que “prestan un servicio extraordinario al Reino Unido internacionalmente”.

Fuertes presiones

Tanto es así que una fuente sin identificar del comité de honores deportivos declaró en ‘Mail Online’ las presiones de Johnson para convertir Lewis Hamilton en sir: “Johnson dejó claro que quería a Hamilton como caballero y nos quedamos sin salida”. Al figurar en la lista diplomática, el piloto de Mercedes ya no se encuentra sometido al control fiscal sobre una fortuna que la Prensa de su país estima en unos 250 millones de libras (cerca de 280 millones de euros). Pese a las ventajas tributarias de residir en Montecarlo, Hamilton figura entre los 5.000 principales contribuyentes del Reino Unido.

Muchas han sido las voces, incluyendo fuera del mundo del deporte, que se han felicitado por el reconocimiento al heptacampeón mundial de F1. No sólo por su rendimiento en los circuitos, también por su compromiso con causas sociales y solidarias, como ha demostrado esta misma temporada con su fuerte implicación con el movimiento ‘Black Lives Matter’.

Stefano Demenicali, como nuevo CEO de la Fórmula 1 en sustitución de Chase Carey, mostró su satisfacción por el nombramiento de la principal figura de su campeonato en la actualidad: “Hamilton es un verdadero gigante dentro de nuestro deporte y su influencia en enorme tanto dentro como fuera del automovilismo. Lo que ha logrado es fantástico y todavía queda mucho por venir. Todos en la F1 le felicitamos por este merecido reconocimiento a sus éxitos y esperamos seguir disfrutando de su talento en 2021”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *