LeBron James y Davis aceleran

El calendario de esta temporada está lleno de pequeños retos mentales. O no tan pequeños. Uno de ellos jugar partidos seguidos contra el mismo rival, algo que (siempre que no sean playoffs) es una invitación al relax para el que viene de ganar y una oportunidad de revancha exprés para el que acaba de perder. En ese sentido, los Lakers se quitaron de encima a los Spurs (103-109) en un back to back del que salen con dos victorias de San Antonio (4-2 total ahora) y afrontan otro (domingo-martes) contra Memphis Grizzlies antes de jugar, otra vez (pero esta en el Staples), contra los Spurs. Así es la temporada de la pandemia…

Después de un primer triunfo cómodo, en el partido de Becky Hammon y del cumpleaños de LeBron James, los Lakers bajaron el pistón, pero ganaron. En parte porque los Spurs son un equipo al que ya le sobra muy poco, nada si se suma la baja de LaMarcus Aldridge. Los texanos lo intentaron, remontaron en el tercer cuarto para ponerse por delante (85-81) y mandaron en el cuarto hasta el 103-100 a falta de 2:34. Pero ya no anotaron más. Los Lakers cerraron el partido con un 0-9 en el que apareció un rastro de su excelente defensa (que se ha visto poco en este inicio de temporada) y se escaparon con un triple de Anthony Davis y canastas de Kuzma y LeBron James. El estirón final le valió al campeón, que empezó flojo atrás pero anotando fácil para evitar desventajas peligrosas.

Davis, que es uno de los que se ha tomado el inicio de temporada con más calma, sobre todo en defensa, ha brillado en el paso por San Antonio: esta vez, 34 puntos, 11 rebotes, 5 asistencias y un 4/6 en triples. LeBron James firmó un triple-doble (26+11+10) y Kentavious Caldwell-Pope dio el susto por una lesión de tobillo que quedó finalmente en un esguince leve. Kuzma sumó 11 puntos y Dennis Schröder, brillante en ataque y defensa en sus primeros partidos con los Lakers, 15. Marc Gasol no anotó, el último de sus deberes en este equipo, pero estuvo activo (de más a menos) en todo lo demás: 8 rebotes, 3 asistencias, 2 tapones. Los Lakers cerraron el partido con un sprint final que el español vio desde el banquillo, ya con Davis como cinco. En los Spurs (2-3 después de estas dos derrotas) DeMar DeRozan sumó 23 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias y Keldon Johnson, 26 y 10 rebotes. Desde el banquillo aportaron Rudy Gay, Patty Mills, Derrick White… pero no fue suficiente, algo que será habitual para el equipo de Popovich cuando aparezcan enfrente los grandes trasatlánticos de la Liga, no digamos el campeón.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *