Luka Doncic funde a los Heat: «Se está machacando el culo»

No fue bonito, pero fue. Que era justo lo que necesitaban los Mavericks tras el desastre del último partido contra los Hornets, la muestra perfecta de un inicio no precisamente brillante de temporada. Llegaban a Dallas los Heat, un campeón del Este que tampoco es por ahora nada demasiado parecido al equipo de la burbuja de Florida. Y quedó claro: 93-83 para unos Mavericks que fueron, sencillamente, el menos malo en un partido para olvidar.

Luka Doncic mejoró. El suyo es un caso claro de puesta a punto y Rick Carlisle lo dejó claro tras el partido: “Va a llegar a su punto. Se está machacando el culo. Ya lo visteis entrenando después del partido contra los Hornets. Su puesta a punto va en la dirección correcta”. El base esloveno no estuvo súper, pero estuvo mejor que en partidos anteriores: 27 puntos, 15 rebotes y 7 asistencias. 9/22 en tiros, 3/10 en triples (la cosa ahí sigue sin arreglarse) y 6/9 en tiros libres. También 5 pérdidas y, sobre todo, unos minutos excelentes en el segundo tramo del segundo cuarto, cuando los Mavs empezaron a romper el partido con un parcial de 9-0 (46-31 al descanso) al que siguió un 10-2 para abrir un tercer cuarto en el que la ventaja 24 puntos y que acabó 73-53. Game over.

Tim Hardaway sumó 18 puntos, Finney-Smith 12 y Josh Richardson, 11. Nadie tiró especialmente bien pero es que los Heat tiraron horrible: 37% en tiros de campo y un 7/33 en triples abierto con un primer tiempo de 0/12. Y 14 pérdidas que impidieron sacar tajada de los fallos y los problemas de faltas que acumularon en el primer tiempo los Mavericks. El quinteto de Spoelstra firmó un 2/15 en triples, con un 1/8 de Duncan Robinson y un 0/6 de Herro. Adebayo (19 puntos, 11 rebotes) fue lo más potable porque Jimmy Butler, que no había jugado desde la jornada de Navidad, estuvo fuera de juego: 2 puntos, 0/6 en tiros de campo.

Los dos equipos quedan en 2-3, lejos ambos de lo que quieren llegar a ser. Los Mavericks no se parecen a la máquina de atacar que deslumbró la temporada pasada y los Heat siguen arrastrando la resaca de unas Finales que para ellos (el sexto partido se jugó el 11 de octubre) acaban de terminar. Pero el triunfo, uno ya necesario aunque la temporada acaba de empezar, se quedó en Texas, donde los Mavs buscaban un punto de apoyo. Veremos si lo han encontrado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *