A falta de Èric, Umtiti

A falta de Èric García, que no llegará, al menos, hasta el próximo mes de junio, Koeman ha decidido optar por el pragmatismo y, pasito a pasito, intenta recuperar a Samuel Umtiti. El francés ha jugado completos los tres últimos partidos de Liga; el Barça los ha ganado y ha encajado sólo un gol. Pese a que la exigencia no ha sido máxima, el campeón del mundo ha jugado a un buen nivel. Al menos, ha recuperado una versión de jugador de élite que había perdido los dos últimos años.

El comportamiento de Umtiti, 27 años, ha cambiado. Y ya es un paso. La temporada pasada, se borró literalmente en la parte final de la temporada, aduciendo en el vestuario problemas en su maltrecha rodilla izquierda. Dentro de la caseta, no gustó nada esa manera de quitarse de en medio, porque no había una lesión como tal. Fue el episodio final a dos temporadas intolerables para un jugador de su currículo y para nada a la altura del dinero que Bartomeu le pagó por su renovación pese a no tener el visto bueno de los médicos, que advirtieron al presidente de que no había garantías de que su rodilla izquierda resistiese.

Umtiti se ha visto en un callejón sin salida. Según informó Mundo Deportivo la temporada pasada, el francés ha mejorado su dieta, ha perdido entre tres y cuatro kilos de peso, ha ampliado su horario laboral y ha conseguido, de esta manera, que su rodilla soporte mejor los esfuerzos. Una carrera con Iñaki Williams este domingo descubrió que no es el jugador exuberante de 2016, pero sí algo más rápido. Su sprint ya no es el de un velocista, pero sí el de un jugador en condiciones de competir que, además, disimula mejor sus debilidades que Lenglet con faltitas que permiten al equipo recuperar la posición.

Koeman ha tomado nota. Lo primero que hizo cuando llegó fue recuperar una ética innegociable de trabajo. Umtiti no estaba por entonces en esa película. Poco a poco, sin embargo, se ha ido corrigiendo. En silencio, fue mejorando su condición física. Y ha sucedido la combinación perfecta. Umtiti ha mejorado y Koeman, más con la lesión de Piqué, los titubeos de Lenglet y el fracaso en el fichaje de Èric García, ha decidido darle una oportunidad. No se pueden lanzar las campanas al vuelo con Umtiti, pero al menos ya ha conseguido ser un jugador útil. De sabios es rectificar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *