Alivio en la Real: Silva vuelve por fin con el grupo

No podía tener mejor sorpresa la primera sesión a puerta abierta en Zubieta de la Real Sociedad en este 2021: ver de nuevo entrenando al mismo ritmo que el resto de sus compañeros a David Silva. La alegría en el entorno del equipo txuri-urdin es inmensa. El regreso del mediapunta canario está cada vez más cerca y eso es un alivio inmenso. Porque los datos cantan, y uno de los motivos evidentes de la mala racha en la que está inmerso el conjunto entrenado por Imanol Alguacil es la lesión de Silva. La Real Sociedad ha jugado trece partidos sin el canario, de los que sólo ha ganado un encuentro, dejando claro los problemas que tiene en los metros finales de su ataque sin sus pases de gol. Y cuando ha podido contar con él, casi es sinónimo de triunfo, porque ha ganado nueve de quince choques. Por eso, su imagen este martes entrenando con el grupo tiene tanto valor.

No se veía a David Silva entrenando con el grupo en Zubieta desde el entrenamiento previo al partido contra el Atlético de Madrid, el 22 de diciembre. Desde entonces, más de un mes sin poder ejercitarse con todos sus compañeros y recuperándose en solitario en el gimnasio. Y quitando esa aparición contra el Atlético, el canario lleva más de dos meses lesionado, desde el choque contra el Rijeka croata. Después, intentó jugar en Vitoria y en el calentamiento tuvo que parar al tener malas sensaciones. Y desde entonces, lo ha intentado en varias ocasiones, sin ningún éxito, incluso empeorando su estado, al abrirse una cicatriz de una vieja lesión en el soleo de la que tuvo que ser operado en su momento. La zona era lo suficientemente delicada como para arriesgarse, pero su vuelta se ha alargado más de lo previsto,

Este martes ha saltado al terreno de juego del campo principal de Zubieta junto al resto de sus compañeros. Ha salido acompañado de Nacho Monreal. Ha participado con normalidad en los ejercicios de calentamiento y en el trabajo físico. Y cuando ha aparecido el balón en escena, Silva ha seguido entrenando, algo que es una buena señal y que deja patente que se encontraba con buenas sensaciones. Ha estado en uno fondos y ha trabajado después después en un ejercicio de posesión de balón en el que ha dado literalmente un recital de pases, y controles… ¡no ha fallado ni un solo pase y no ha perdido ningún balón. El canario ha vuelto a lo grande, destapando el tarro de la esencias y haciendo que se le eche más de menos o que haya más ganas de que vuelta a los terrenos de juego. Pero hay que ir poco a poco con su vuelta, y los técnicos no se quieren precipitar. Van a medir de cerca sus pasos para evitar recaídas, así que Silva no ha participado en todo el entrenamiento a puerta abierta, sino que cuando ha llegado el turno del clásico partidillo, el canario se ha retirado al interior de las instalaciones para continuar con su recuperación individual. Pero su esperada vuelta está cada vez más cerca. Alivio en la afición realista.

 Pero Silva no ha sido el único que ha regresado este martes a los terrenos de juego para entrenar con todo el grupo. El otro ha sido el portero Miguel Ángel Moyá, que también ha estado entrenando a las órdenes de Luis Llopis por primera vez desde su lesión en la previa del partido en Nápoles. El problema es que su alegría ha durado muy poco, lamentablemente apenas treinta minutos, porque a la media hora del trabajo, el meta balear se ha retirado dolorido al interior de Zubieta, por culpa de un golpe de que se ha hecho made forma fortuita en uno de los ejercicios preparados por el entrenador de porteros de la Real. Se trata solo de un golpe, pero está dolorido. Igor Zubeldia tampoco ha estado este martes a las órdenes de Alguacil, porque sigue recuperándose de una molestias musculares. En principio, se espera que a lo largo de la semana se recupere, porque sino lmanol tendrá un problema más en la defensa contra el Cádiz, con la baja por sanción de Robin Le Normand.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *