Los clubes se alían con las jugadoras contra la RFEF

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) se ha posicionado públicamente a favor de las jugadoras en la protesta contra el protocolo de COVID-19 y la gestión de la pandemia por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). La situación es cuanto menos delicada, tras varias reuniones fallidas entre el ente federativo y las capitanas de Primera y la protesta de las futbolistas a través de comunicados y acciones sobre el césped antes de los partidos.

El lío continúa con un actor más, la ACFF, presente en todo momento pero que hasta ahora no había mostrado de manera oficial su opinión y postura. «La ACFF muestra su apoyo a las futbolistas y ya trabaja en una propuesta para reconducir el desarrollo de la competición», anunciaban este martes a través de un comunicado desde la patronal. «El retraso en el comienzo de las competiciones, unido a la falta de gestión por parte de la RFEF vuelven a poner en peligro la viabilidad de la competición», añadían.

La Asociación de Clubes, que nació en 2015 con el objetivo de profesionalizar la Primera Iberdrola y que actualmente cuenta con 77 miembros de diferentes categorías del fútbol femenino español, ha querido mostrar su malestar ante la respuesta de la RFEF a las jugadoras y critica que el ente federativo califique como «presión de un colectivo o grupo» lo que a su juicio ha sido una «petición honesta, respetuosa y constructiva». Además, también señala que las capitanas sintieron «frustración y falta de interés» tras sus reuniones con la RFEF, lo que comparten desde los clubes.

La ACFF denuncia una «deficiente gestión» por parte de la RFEF

Desde la patronal indican que la RFEF ha realizado una «deficiente gestión» y «que no ha estado a la altura ni ha puesto los medios necesarios acordes a la importancia de esta competición». De este modo, en su comunicado se exponen los siguientes puntos acerca de un protocolo que «destaca por la no asunción de ningún tipo de responsabilidad por parte del organizador, basado en los principios de auto responsabilidad y voluntariedad de los participantes»:

  • La Primera Iberdrola arrancó sin la necesidad de realización de pruebas diagnósticas recurrentes, previendo únicamente la obligación de una prueba al principio de la competición.
  • Posteriormente, ya con varias jornadas disputadas, se ofreció por parte de la RFEF el suministro de un número limitado de test (sólo para jugadoras, sin contar con el resto de personal técnico de los equipos), condicionando su entrega al cumplimiento de una serie de obligaciones de carácter comercial o normativo. Así, un buen número de Clubes tuvo que recurrir a la ayuda de otras organizaciones como LaLiga para poder llevar a cabo un adecuado control de jugadoras, técnicos y aquellos empleados involucrados en el día a día de los equipos.
  • Se están aplazando o jugando partidos con idéntico número de casos positivos, no existiendo unos criterios concretos a la hora de aplicar las normas del protocolo, ni a la hora de determinar las suspensiones de encuentros, lo que ha redundado en una competición caótica y adulterada.
  • No existe un seguimiento por parte de la RFEF de cada uno de los casos, una vez se ha diagnosticado el positivo y/o el contacto estrecho, que conlleve el aislamiento durante 10 días.

Por otro lado, la ACFF denuncia que la RFEF cambiase su proceder en cuanto a la reunión anunciada para hoy, martes 2 de febrero, con los clubes. Un encuentro que se transformó, tras el comunicado de las jugadoras, en una convocatoria de la Junta de Primera División del Comité de Fútbol Femenino Profesionalizado de la RFEF, según indican desde la patronal en su comunicado. «La RFEF nunca ha dado a los Clubes la capacidad de tomar decisiones», sentencian desde la ACFF.

En respuesta a las protestas de las jugadoras, la RFEF emitió un comunicado en el que señalaba que continuará priorizando la salud en la competición femenina, garantizando que el juego se desarrolle en las condiciones de seguridad imprescindibles ante la pandemia. Además, desde el ente federativo informaron de que este martes tendría lugar una reunión en el que estudiar las peticiones que se habían realizado en las reuniones con las capitanas.

El largo comunicado emitido entonces por la RFEF se mostraba resumido en varios puntos:

  • Hay tests semanales cedidos gratuitamente por la RFEF.
  • Hay protocolo ratificado por el CSD.
  • Hay suspensiones por prescripción médica o prohibiciones de las autoridades competentes.
  • Hay responsabilidad, rigor y criterios médicos y de sujeción a las normas de las administraciones locales, regionales y nacional.
  • Hay un mismo criterio en todas las categorías nacionales que dependen de la RFEF de manera exclusiva, masculinas y femeninas.
  • Y sobre todo… Hay una pandemia.

La RFEF seguirá actuando conforme al protocolo, seguirá facilitando tests gratuitamente, porque gracias a ellos se están detectando los positivos, seguirá suspendiendo partidos por prescripción médica o administrativa y seguirá dando prioridad a recuperar los partidos no disputados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *