«Nadie se merece que le echen así, es una cerdada impresionante»

¿Cómo está, ya ha asumido su despido?

Decepcionado, triste, enfadado…, no sabría definir la palabra exacta. Es lo que hay, lo que han decidido y hay que aceptarlo.

¿Hasta ayer, último día de mercado, nunca le insinuaron nada?

En ningún momento. Recibí un mensaje ayer, a las nueve y cuarto de la mañana de Amorrortu diciéndome que quería hablar conmigo antes del entrenamiento. En ese momento, yo que llevo muchos años en el fútbol, no tuve duda de que iban a por eso. Iba viendo cosas, reacciones los últimos partidos y me podía oler algo, pero sinceramente nunca creí que pudieran hacerme algo así.

¿Por qué cree que le despiden?

Me alegan tema deportivo. Yo no soy tonto, sé que he tenido algún buen partido este año, pero en otros, como la mayoría del equipo, no hemos estado bien. En el fútbol hay momentos, hay rachas…

¿Reconoce que ha estado mal esta temporada? 

Sí. En muchos partidos no he estado al nivel en el que se presupone que tengo que estar, pero el equipo, incluso cuando hemos tenido resultados, no hemos hecho buenos partidos. Meterme el muerto a mí solo no es justo. No se me puede tachar de haber escurrido el bulto ni de falta de compromiso. Ahora y el año pasado, siempre he dado la cara por este escudo.

Se le acusa de haber llegado pasado de peso y de no haberlo corregido…

Que me pongan las hojas del peso de los tres años y a ver si estoy pasado de peso. En Primera división y en Segunda he jugado con más peso que ahora.

Da la sensación que desde el primer momento hubo mala sintonía de usted, y también de Cejudo, con Amorrortu y Pedro Menéndez…

Desde el principio creo que no gustamos. No sé si con Álvaro y los demás que quedamos del año anterior es lo mismo, pero es evidente que no hay sintonía, que creen que cobramos mucho y sé que han ido hablando mal de mí, y de algún compañero, en el mundo del fútbol. Que si ‘es un guardia civil retirado’, que somos contratos heredados que les han condicionado la plantilla. En el fútbol nos conocemos todos y no es de recibo que van diciendo esto de sus jugadores.

¿Es verdad que en la reunión en la que le despidieron llamó sinvergüenzas a Amorrortu y a Menéndez por despedirle el último día de mercado?

Yo no voy a desvelar lo que pasó en esa reunión, lo que sí te digo es que nadie se merece, por muy mal que lo hayas hecho, ni lleves tres meses ni tres años, que vengan el último día que no cuentan contigo y que te van a despedir. Eso es, hablando mal, una cerdada impresionante. Si me dicen hace diez días ‘vete buscando equipo…’, me muevo. Pero así…

¿Con qué se queda de su paso por el Racing?

Con el cariño que me han dado hoy mis compañeros y de amigos que he hecho en el club. Santander la considero mi segunda casa, pero me quedo con el año del ascenso, con el ambiente que conseguimos crear en el equipo, liderado por el cuerpo técnico de Iván Ania. A pesar de las lesiones que tuve, fue el mejor año de mi carrera.

¿Qué pasa esta temporada? ¿Realmente se han creído candidatos al ascenso?

Amorrortu y Pedrín, o Amorrortu solo, no sé, han hecho una apuesta por la cantera y, en mi opinión, con la remodelación del fútbol esta temporada es la más importante de Segunda B y creo que no se ha tomado con la importancia que tiene este año y con la importancia que tiene este club para subir. Cuando ya ves que tu director deportivo en ningún momento dice que el objetivo es el ascenso, no creo que el objetivo para él sea el ascenso. Para mí, sí, Habrá que preguntarle a Amorrortu

Se le ve muy picado con Amorrortu, le adjudicado el papel de malo en esta película…

Y Pedrín. Los dos. Esa es mi opinión, sobre todo por las formas. Pero si tú vienes a un club como el Racing en Segunda B y no vienes a ascender, ¿a qué vienes? Quiero dejar claro que estoy dolido por las formas, no por la decisión deportiva de prescindir de mis servicios, pero las formas han sido las peores que podían usar.

¿Queda tiempo para meterse entre los tres primeros?

Sí. Creo que el equipo se ha reforzado bastante bien. A Isma le conozco bien, Riki ya me encantó cuando jugó contra nosotros con el Langreo y es un fichaje muy acertado… Hay tiempo para meterse entre los tres primeros. Ahora vienen dos partidos seguidos en casa y luego la visita al Barakaldo, que es un histórico que pasa un mal momento, y si eres capaz de ganar esos tres partidos te metes ahí. Ojalá, por mis compañeros y por la afición, el equipo pueda conseguir el ascenso. No va a ser fácil, pero deseo lo mejor para el club.

¿Quiere despedirse de la afición?

Darle las gracias por el apoyo que me han dado en todo este tiempo, en los buenos y en los malos momentos y decirles que estén a muerte con el equipo hasta el final y que lo den todo, como siempre hacen, para que haya el mejor ambiente posible. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *